Los mejores momentos para que los niños hagan la tarea

Los maestros asignan tareas para ayudar a los estudiantes a recordar el material cubierto durante el día, desarrollar métodos de investigación adecuados y aplicar sus nuevas habilidades en el mundo real. Idealmente, la tarea enseña a los estudiantes acerca de la responsabilidad, pero completar esas asignaciones puede ser difícil cuando las horas después de clases están llenas de actividades y distracciones. Debido a que cada estudiante es diferente, no hay un momento para hacer la tarea que sea el mejor para todos. Encuentra qué funciona para ti y tu familia, y hazlo parte de sus rutinas.

Horario familiar

Por mucho que quieras que tu hijo abra sus libros después de llegar de la escuela o mientras estás haciendo la cena, eso no siempre funciona con tu sobrecargada agenda diaria. El mejor momento para hacer la tarea en tu familia será lo suficientemente flexible como para dar cabida a diferentes actividades en diferentes días, al mismo tiempo que mantiene a la tarea como una prioridad. Elabora un calendario que muestre dónde están los niños y los adultos y en qué horarios, luego busca momentos que sean apropiadas para hacer la tarea. Ten en cuenta que si tu hijo necesita de tu ayuda para entender esas lecciones en casa, tendrás que programar esa actividad para un momento en el que tu también estés libre de distracciones.

Las fortalezas del niño

Algunos niños llevan un ritmo de aprendizaje y no quieren perderlo al llegar de la escuela haciendo la tarea apenas entran a casa. Otros tienen que dar a su cerebro un descanso antes de abrir los libros otra vez. Es probable que hayas notado cuándo es más difícil y cuándo es más fácil conseguir que tu hijo se concentre en el trabajo. Usa eso como una guía para encontrar el mejor momento para hacer la tarea. También querrás tener en cuenta las materias en la que tu hijo tiene problemas o aquellas en las que sobresale, y armar una programa de estudio que se adapte a ello.

Cantidad de tarea

La cantidad de tarea que tu hijo recibe todas las noches juega un papel importante en determinar el mejor momento para abordar la tarea. De acuerdo con "Helping Your Child With Homework", una publicación del U.S. Department of Education, las organizaciones nacionales de padres y docentes sugieren que hasta el hasta el tercer grado, de 10 a 20 minutos de tarea cada noche es suficiente. Entre el tercer y sexto grado, de 30 a 60 minutos es la norma. Para el séptimo grado en adelante, la cantidad variará dependiendo de la materia. Al determinar el mejor momento para la tarea de tu hijo, asegúrate de que haya suficiente tiempo en el horario para hacer el trabajo completo. Si la tarea se vuelve tan abrumadora que nunca hay suficiente tiempo, hazle saber al maestro de tu hijo que hay un problema.

Establece una rutina

Sin importar cuál resulte ser el mejor momento para que tu hijo haga la tarea, es importante establecer una rutina para que todos sepan qué esperar. Puedes dedicar un cierto período de tiempo cada noche, tal vez de 7 a 7:30 pm, para hacer la tarea, leer o revisar el material del día. Tu hijo tendrá menos probabilidad de olvidar hacer la tarea si es parte de su rutina nocturna. Crea un ambiente ideal, eliminando las distracciones de la televisión, los videojuegos u otros miembros de la familia. Ten todos los materiales a mano para que tu hijo se siente a trabajar y evite la dilación, y establece el tono para un tiempo de estudio productivo.

Más galerías de fotos



Escrito por amanda rumble | Traducido por martin santiago