Las mejores maneras para hornear costillas de cerdo

Las consentidas de la barbacoa de verano, las costillas, también se pueden cocinar en el interior durante todo el año en el horno. Hornearlas despacio a fuego lento, las hará salir jugosas y tiernas. Utiliza condimentos de mezquite o humo líquido para imitar el sabor de una parrilla al aire libre y deja alrededor de dos horas de principio a fin.

Costillas de cerdo 101

Las costillas de cerdo provienen de la porción del medio al final de la caja torácica del cerdo y son más duras, más grandes y más sustanciosas que las costillas del lechón. Cuando compras costillas de cerdo, tienes dos opciones: las costillas de cerdo completas, que incluyen las puntas y la falda, que se cortan antes de asar a la parrilla, o costillas estilo San Luis. Una tira completa de costillas de cerdo sin recortar pesa 5 a 6 libras, una vez recortada, las costillas pesan de 3 a 4 libras. Las costillas de cerdo al estilo San Luis pueden costar un poco más, pero ya han sido recortadas a un agradable, tamaño manejable. Las costillas de cerdo San Luis pesan entre 2 y 3 libras y es para dos o tres personas.

Suave y lento

Las costillas de cerdo, como cualquier corte de carne dura, necesita una cocción lenta a baja temperatura para volverse tierna y jugosa. Colócalas en una rejilla para hornear puesta en una bandeja y hornea a 300 grados Fahrenheit (149 °C) durante 1 1/2 a 2 horas. Puedes cocinar las costillas descubiertas, o verter un poco de zumo de manzana en la sartén y cubrir las costillas con papel de aluminio. Ambos métodos arrojan resultados deliciosos, pero estofar las costillas bajo una lámina de aluminio evita la sequedad. Quita el papel de aluminio y pon encima de la temperatura a 500 F (260 °C) durante los últimos 5 a 10 minutos de cocción para crear una corteza marrón dorada.

Unta el sabor

Las costillas al horno no sabrán exactamente como las que se cocinan en una parrilla, pero cuando se sazona con cuidado, se acerca. Combina tus condimentos favoritos, como sal, pimienta, ajo (garlic) en polvo, polvo de chile chipotle, azúcar morena o romero (rosemary) para hacer un frote salado. Masajea la mezcla en la carne antes de cocinarla. Ya que las costillas se hornean, puedes agregar sabor adicional de varias maneras. Hilvana las costillas de vez en cuando con una salsa de remanentes, que simplemente es salsa de barbacoa diluida, o cepilla las costillas durante los últimos 30 minutos de cocción con una mezcla de mantequilla derretida y humo líquido. Cepilla salsa de barbacoa en las costillas durante los últimos minutos de cocción o sirve la salsa a un lado.

Disfruta una segunda ronda

Probablemente no vas a tener sobras, pero si las tienes, envuélvelas en papel de aluminio herméticamente y refrigéralas dentro de las dos horas en que las serviste. Para recalentar, coloca el paquete de aluminio en un horno caliente a 350 º F (177 °C) durante 20 a 30 minutos, o hasta que las costillas estén calientes.

Más galerías de fotos



Escrito por julie christensen | Traducido por enrique alejandro bolaños flores