Las mejores maneras de estirar los pantalones después de lavarlos

Es desalentador tomar un par de pantalones de la secadora solo para enterarte que ahora son una o dos tallas más pequeños. Ya sea que tus pantalones se hayan encogido cuando los lavaste o los compraste un poco ajustados, no tendrás que darlos a caridad o tirarlos a la basura. Prueba algunos remedios caseros para estirarlos para que te ajusten bien.

Empieza con un baño

Antes de intentar estirar tus pantalones, remójalos en una solución para aflojar las fibras de la tela. Mezcla una cuarta parte de agua tibia y una cucharada de champú de bebé en un fregadero o una tina. Puedes sustituir el champú por el acondicionador de cabello. Pon los pantalones en el agua, así quedan cubiertos y déjalos reposar ahí por unas cuantas horas y luego intenta un método para estirarlos.

Papel pergamino

Busca un par de pantalones que te queden de la manera que te gustaría que te ajusten los pantalones que necesitan estirarse. Recuesta el papel pergamino en el piso, encimera u otra superficie plana. Si estás utilizando un rollo pequeño de papel pergamino como el que utilizas para hornear, pega las hojas juntas para crear una grande. Coloca los pantalones que calcen bien sobre el papel. Utiliza un lápiz para trazar el contorno de los pantalones y luego retíralos del papel. Después de remojar los pantalones que necesiten estirarse, exprímelos así no gotean. Coloca los pantalones sobre el papel y estíralos a mano para que se ajusten con el trazo de los otros pantalones. Si los pantalones son tiesos aunque intentes estirarlos, aplica algo de vapor de una plancha para suavizarlos y hacer que se estiren más fácil. Coloca objetos pesados como jarras de agua, sujetalibros o pesos para papel a lo largo de los bordes de los pantalones para sostenerlos en su lugar. Deja los pantalones sobre el papel hasta que se sequen por completo.

Ponte los pantalones para estirarlos

Este método de estiramiento quizá no sea cómodo, pero puede estirar tus pantalones para que se ajusten a la perfección, particularmente si son muy pequeños en la cintura. Después de remojar los pantalones exprime el exceso de agua suavemente. Este método funcionará mejor en los meses más cálidos cuando puedes ir al exterior y acelerar el proceso de secado bajo la luz del sol.

Cuélgalos

El peso del agua es suficiente para estirar varios tipos de telas. Retira los pantalones del agua donde se remojaron. Asegúralos con unos ganchos de ropa y cuélgalos sobre tu ducha o al exterior para que se escurran. Ten en cuenta que utilizar este método de estiramiento no te deja control de cuanto quieres estirarlos.

Consideraciones

Varias telas se encojen cuando las lavas y las secas. Aunque la mayoría de artículos de algodón son encogidos con anterioridad, los materiales como la lana, el rayón y el lino pueden encogerse durante el proceso de lavado. Si quieres ir por lo seguro, lava los pantalones con agua fría dentro de la lavadora o a mano y recuéstalos o cuélgalos para que se sequen. El calor de la lavadora con agua caliente, así como el de la secadora es lo que encoge la ropa. Siempre lee la etiqueta de cuidado de tu ropa para saber las instrucciones específicas de lavado.

Más galerías de fotos



Escrito por kimbry parker | Traducido por alejandra rojas