Las mejores maneras de comer verduras crudas

Las verduras crudas ofrecen fibra, antioxidantes y numerosas vitaminas y minerales, pero comerlos solos puede hacer que te sientas como un conejo. Puedes disfrutar del sabor al usarlos de forma creativa y como sustituto de comidas más altas en calorías y pobres en nutrientes como papas fritas y galletas saladas. Según los Centers for Disease Control and Prevention (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades CCE), las personas que consumen cantidades más generosas de frutas y verduras como parte de una dieta saludable reducen su riesgo de padecer enfermedades crónicas como derrame cerebral, cáncer, diabetes tipo 2 y enfermedad cardíaca.

Ensaladas

Las ensaladas son una forma natural de las verduras crudas, pero a menudo se sirven en restaurantes o en el hogar estadounidense compuestas de lechuga, un tomate gaseado y unas rodajas de pepino untado con aderezo de rancho o al estilo italiano. Haz tus ensaladas más atractivas centrándote en verdes ricamente coloreadas como romaine, espinacas y bebé rúcula. A diferencia de la lechuga iceberg, estas lechugas imparten sabor y contienen importantes antioxidantes que ayudan a combatir los radicales libres causantes de enfermedades en el cuerpo. Come una ensalada de espinacas con arándanos secos, rodajas de cebolla cruda y queso azul. Prueba la rúcula con zanahorias ralladas, los dados de manzana y las nueces. La romana puede ser la base para una ensalada César clásica, pero puedes agregar a tu valor nutricional añadiendo aguacate, salsa y frijoles negros. Las ensaladas no siempre tiene que incluir lechuga. Usa apio como base con trocitos de pimiento, jícama y nueces, y adereza con una vinagreta de cítricos. Podrías pensar en una ensalada como en espera de una comida al aire libre, pero considera la col como base para otras ensaladas. Desmenuza la col cruda de Napa y agrega frijoles de soja, cacahuete y un aderezo asiático. Corta rodajas de calabacín crudo finas y calabaza amarilla y mézclalo con limón, aceite de oliva y albahaca como un aderezo simple asado o pollo a la brasa.

Acompañar con salsa

Un plato crudo con el aderezo misterio a menudo se encuentra intacto en una fiesta. Hazlo atractivo aderezando la salsa y las ofrendas de vegetales. Prueba la jícama, escarola, cebolla verde o hinojo como salsas y sírvelos con hummus, baba ganoush o una salsa de atún. En lugar de usar chips de tortilla para mojar en salsa o queso fundido, prueba las hojas de endibia, que están catadas y forman una bola perfecta. Sírvelo con fondues de queso clásicas y ofrece verduras crudas como cucharas en lugar de cubos de pan. Experimenta con la bagna cauda, una inmersión basada en caldo italiano hecho con aceite de oliva, anchoas y ajo, que va bien con el calabacín crudo y los pimientos.

En lugar de pan

En lugar de usar pan blanco pobre en nutrientes, prueba a envolver tu próxima selección de embutidos con una hoja grande de lechuga orejona o mantequilla. Usa hojas de lechuga en lugar de tacos para proporcionar un contraste crujiente y un enfriamiento con el relleno caliente. Unta mantequilla de nuez en palitos de apio para ahorrar calorías y obtener más fibra que si utilizas pan blanco tostado. Haz tu tradicional ensalada de atún, pero en lugar de hacerlo en un rollo, cómela untada con zanahorias, pimientos y tomates uva. En tu próxima fiesta, en lugar de servir bruschetta, prueba a rellenar endibia o cortar diagonalmente rodajas de calabacín con la mezcla de tomate picante.

Más galerías de fotos



Escrito por andrea cespedes | Traducido por maria gloria garcia menendez