Las mejores golosinas para perder peso

Muchos sacrificios deben ser consignados cuando estás tratando de perder peso. La mayoría de los planes de dieta recomiendan pocos o nada de dulces azucarados y sin embargo esto puede ser un reto. Permitirte algunos dulces apropiados, como ciertas golosinas, te ayudará a controlar tus antojos y reducir el riesgo de comer impulsivamente en exceso.

Golosina sin azúcar


Las golosinas sin azúcar contienen químicos que no son sanos.

Las golosinas sin azúcar pueden parecer la opción obvia para la dieta, sin embargo, este tipo golosinas tienen muchos aspectos negativos. Primero, al igual que el refresco de dieta, una golosina sin azúcar provocará que tu cuerpo esté en espera de un pico de azúcar, dado que tus papilas gustativas han percibido el sabor dulce. Pero cuando tus niveles de azúcar no aumentan, tu cuerpo va a confundirse y en realidad se te antojarán más dulces. También, las golosinas sin azúcar a menudo contienen sustancias químicas que pueden ser poco saludables si es que se consumen en cantidades significativas durante la vida y pueden causar problemas digestivos por comerlas.

Chocolate de dieta


¡Cuídate de las barras de chocolate de dieta!

¡Cuidado con el chocolate de dieta! Aunque esta puede parecer ser la solución perfecta para la dieta, hay muchos problemas con este tipo de golosina. Las barras de chocolate sin azúcar suelen contener sólo 10 o 20 calorías menos por barra. Por desgracia, es más probable consumir más barras de chocolate de dieta que las barras tradicionales, lo que resulta en un aumento de la ingesta calorífica. También, ya que el chocolate de dieta a menudo tiene una textura y sabor mediocre, tu antojo puede no satisfacerse y puede que después recurras al consumo de un chocolate no dietético.

Caramelos


Los caramelos pueden ser una elección para aquellos que cuidan su ingesta calorífica.

Los caramelos pueden ser una excelente opción para aquellos que están cuidando su consumo de calorías. Una barra de caramelo pequeña "tamaño bocado", a menudo produce de 100 a 130 calorías. A la inversa, un caramelo por lo general contiene de 15 a 30 calorías y lleva el doble de tiempo para consumirlo. Además, los caramelos duros te humedecerán la boca y cubrirán tu garganta, lo cual puede reducir la sensación de hambre. La próxima vez que quieras comer dulces, trata de comer un caramelo primero para frenar tus antojos, disfrutando del caramelo lentamente y evitando masticarlo. Después de que te lo hayas terminado, tu antojo puede haber disminuido y tu impulso de comer algo poco saludable puede reducirse. Esto también te dará tiempo para evaluar mentalmente tu situación y tomar el control de tu impulso.

Golosinas masticables


Las golosinas masticables tardan más en consumirse y puede ser más satisfactorio comerlas.

La satisfacción de los antojos viene como resultado de varios factores, como el sabor, los ajustes en el nivel de azúcar en la sangre y el acto de masticar. A menudo se le anima a las personas a dieta a masticar más y comer más despacio, porque esto le permitirá a sus cuerpos la oportunidad de reconocer la saciedad antes de consumir más alimentos. La elección de pequeñas golosinas masticables, como las gomitas o pequeños caramelos suaves, como un collar deconstructivo de golosinas, te permite consumir 20 o 30 piezas de golosinas por la misma cantidad de calorías en un pequeño trozo de chocolate o una barra de caramelo. Los botones del caramelo pueden ser otra gran opción, ya que el proceso de quitar los dulces de la tira de papel aumenta el tiempo de disfrute y consumo.

Control de porción


Recuerda cuidar el tamaño de tus pociones.

El viejo dicho, "todo con moderación" suena a verdad cuando se está a dieta. Puedes consumir los dulces que quieras si es en pequeñas y controladas cantidades. Date una dieta diaria de 100 a 200 calorías por día de cualquier golosina y asegúrate de no comer cualquier porción más grande a esto. Para las personas a dieta más extremas, considera sólo una pequeña golosina, como un cuadrado de chocolate envuelto de 1 pulgada después del almuerzo o la cena, para así satisfacer tu antojo de dulce.

Más galerías de fotos



Escrito por melissa sabo | Traducido por ana karen salgado beltrán