Las mejores formas de cocinar el pollo marinado

El pollo es una carne rica en proteínas y baja en grasas. Los estilos de cocción, incluyendo el uso de marinadas, pueden agregar un toque más saludable al tiempo que te dan un sabor y ternura adicionales. Las marinadas pueden consistir en jugo de limón, ajo y otras hierbas a gusto para dar un sabor único que seguro agradará a muchos paladares.

Al horno

Una vez que hayas marinado tu pollo de dos a ocho horas, es tiempo de cocinarlo. Hornear el pollo marinado es una de las formas más saludables de asegurar que sea sabroso y jugoso. Antes de hornearlo, recuerda escurrir la marinada del pollo y untar ligeramente la placa para horno. Coloca el pollo en un horno precalentado a 350 grados. Hornearlo a una temperatura más alta hará que el exterior se cocine más rápido, dejando el interior crudo o cocido de menos. Los tiempos de cocción dependen del peso y corte del pollo. Por ejemplo, las pechugas pueden requerir sólo 20 a 30 minutos mientras que el pollo entero requerirán una o dos horas.

A la parrilla

El comienzo del clima cálido puede despertar el deseo de cocinar en el exterior. Asar a la parrilla el pollo marinado satisface este deseo al tiempo que ayuda a mantener los hábitos de comida saludables. Después de encender la parrilla y dejar que se caliente, coloca papel aluminio sobre la rejilla de cocción. Rocíalo ligeramente con aceite de oliva para evitar que el pollo se pegue. Cuando la parrilla esté caliente, coloca la rejilla a la temperatura más baja. Pon el pollo marinado escurrido sobre la rejilla y cierra la tapa de la parrilla. El lado más cercano a la base se cocinará más rápido; Por lo tanto, después de 30 minutos, debes dar vuelta el pollo para cocinarlo en forma pareja.

Asado

Asar a menudo se confunde con hornear, aunque los estilos de cocción de algún modo son diferentes. Cuando asas un pollo, estás tratando de que se dore untándolo frecuentemente con marinada o aceite. El pollo asado se cocina a más baja temperatura que el horneado. Precalienta el horno a 325 grados y coloca el pollo sobre una asadera antiadherente. Cubre el pollo y cocínalo en el horno por 30 minutos a una hora para que se cocine el interior. Retira la tapa y unta el pollo con aceite o marinada y cocínalo destapado por una a dos horas, untándolo cada 20 o 30 minutos. El aceite o marinada dorarán la piel del pollo, dejándolo crujiente en el exterior.

Frito

Freír el pollo marinado te da una opción rápida y saludable para la cena. En lugar de usar aceite vegetal o de canola, calienta una cucharada de aceite de oliva en tu sartén. Retira el pollo de la marinada, córtalo en piezas pequeñas y colócalo en la sartén para cocinarlo. Tapa el pollo con la tapa y fríe a temperatura media hasta que esté dorado. Deberás revolver con frecuencia. Cuando esté bien cocido, agrega los vegetales a tu elección, como brócoli y cauliflower (coliflor). Agrega salsa de soja u otra salsa para fritos. Vuelve a colocar la tapa y deja cocinar hasta que los vegetales estén hechos a tu gusto. Puedes servirlo sobre arroz integral cocido para redondear un plato saludable.

Advertencia

Necesitas asegurarte de que tu pollo esté bien cocido. Para tu seguridad, la temperatura interna de las pechugas debe llegar a los 170 grados Fahrenheit y el pollo entero a los 180 grados Fahrenheit, según la Washington State University.

Más galerías de fotos



Escrito por sharin griffin | Traducido por maria eugenia gonzalez