Las mejores formas de cocinar chuletas de cerdo

La tendencia de nombrar las chuletas de cerdo después de filetes de carne puede causar menor confusión en el mostrador de la carnicería. Sin embargo, nada ha cambiado en lo que respecta a su preparación en el mostrador de la cocina. Un chuletón, por ejemplo, es sólo una banda básica de chuleta de cerdo con un nombre más elegante. Cualquiera sea el método que elijas para cocinar estas tiernas chuletas, siempre asegúrate de que la carne de cerdo haya alcanzado una temperatura interna de 145 grados Fahrenheit y descanse durante tres minutos, antes de servir.

Cerdo empanado

El método básico para saltear ribeyes es cocinar chuletas sazonadas en una sartén de fondo grueso con aceite a fuego medio-alto. Mueve los ribeyes alrededor de todo el pan, girándolos al menos una vez mientras se cocinan. El cerdo debe tomar alrededor de tres minutos por cada lado. Si vas a utilizar la misma sartén para saltear otros ingredientes para cubrir los ribeyes, tales como setas empapadas en vino o peras doradas, mantén el cerdo caliente y jugoso envuelto en papel aluminio mientras cocinas el relleno.

El elogio del estofado

Estofar esencialmente te permite cocinar chuletas de cerdo en su propia salsa, para infundirlas con el sabor y la humedad. Comienza a estofar los ribeyes en una sartén con aceite caliente. Cuando ambas partes se hayan preparado unos cuatro minutos por cada lado, retira las chuletas y la mayor parte del exceso de grasa de la sartén. Añade alrededor de 1 taza de líquido de cocción, como cerveza, vino, caldo de pollo o sidra, a la sartén. Coloca las chuletas en el líquido y cocina a fuego lento cubriéndolas durante otros cinco minutos más o menos. Para convertir el líquido de cocción en salsa, mantén las chuletas calientes en un plato mientras se hierve el líquido a fuego medio hasta que éste se reduzca a la mitad.

Asar a la parrilla

Antes de asar los ribeyes, inyéctalos con sabor y ablándalos marinando durante la noche. Use aproximadamente 1 taza de líquido por cada cuatro chuletas. Experimenta con una mezcla de líquidos, como el vinagre y el aceite de oliva y vino tinto, o zumos de frutas, aceite de maní y salsa de soja. Añade las hierbas y especias complementarias. Una vez que tu parrilla de carbón o gas esté lista, dora las chuletas de cerdo en ambos lados a fuego directo, y luego muévelas al lugar más fresco de la parrilla. Cocina los ribeyes cubiertos durante al menos tres minutos adicionales por cada lado.

Chuletas crujientes

Las chuletas de cerdo horneadas consiguen un sabroso comienzo si las empanas y doras primero. Una técnica básica de empanado implica enharinar las chuletas, sumergiéndolas en huevos batidos, luego hay que espolvorearlas en un tazón de pan rallado mezclado con hierbas secas y queso parmesano. Después de dorar las chuletas en una sartén a fuego medio-alto durante dos minutos por cada lado, coloca las chuletas en un horno precalentado a 425 grados Fahrenheit. Las chuletas se volverán crujientes y completamente cocidas en unos 20 minutos.

Más galerías de fotos



Escrito por ellen douglas | Traducido por martín giovana