Las mejores flexiones para los músculos del pecho

Como ejercicio, las flexiones de brazos (push-up) han sido practicadas durante mucho tiempo. Aunque las investigaciones buscan mantener el ejercicio y el fitness a la vanguardia de los conocimientos sobre el cuerpo humano y sobre cómo podemos alcanzar de mejor manera los resultados que deseamos, las flexiones de brazos siempre parecen estar presentes, y por buenas razones. Junto con el método estándar, las variantes de las flexiones de brazos pueden brindar al pecho un entrenamiento increíble, uno tan bueno o mejor que el que pueden ofrecer las nuevas máquinas o programas del mercado.

Flexiones de brazo tradicionales

La versión tradicional de la flexión de brazos es una buena manera de entrenar y desarrollar el pecho o los músculos pectorales. Mientras flexionas tu cuerpo hacia el suelo, los músculos del pecho se alargan o estiran. Durante la parte de la elevación de la flexión de brazos, al levantar la parte superior del cuerpo nuevamente a la posición inicial, los músculos del pecho se contraen o acortan. Es durante la contracción que se desarrolla la fuerza muscular. Al variar la velocidad a la que permites elevar y descender el torso, también puedes aumentar la dificultad del ejercicio.

Flexiones de brazos en diamante (Close grip)

La principal diferencia entre este ejercicio y el tradicional push-up es la ubicación de las manos. Para un push-up estándar, las manos deben estar a la altura del hombro, justo fuera de los hombros. Con un push-up en diamante, las manos deben colocarse debajo del pecho, con los dedos índice y pulgar tocándose para formar una forma de diamante. Al bajar el tronco hacia el suelo, el pecho debe tocar o aproximarse a tocar las manos. Mientras que al elevar tu cuerpo de vuelta a la posición inicial, el pecho debe permanecer directamente sobre las manos.

Flexiones de brazos en cuatro tiempos

Esta variación utiliza la misma posición inicial que el push-up tradicional, pero no elevas ni bajas tu cuerpo mediante la extensión y la flexión de codos. Para empezar, adopta la posición estándar de push-up. En el primer tiempo, deja descender tu antebrazo derecho hacia el suelo. En el segundo tiempo, deja descender tu antebrazo izquierdo hacia el suelo. En este punto, tu peso está totalmente soportado por los antebrazos y los pies. En el tercer tiempo, eleva el antebrazo derecho de nuevo a la posición superior, en el cuarto tiempo, retorna el antebrazo izquierdo a la posición superior. Variar la velocidad a la que avanzas a través de los cuatro conteos incrementa el grado de dificultad del ejercicio.

Más galerías de fotos



Escrito por brian bowden | Traducido por vittore notabene