Los mejores entrenamientos de cardio para un cuerpo delgado

Con el fin de lograr un cuerpo delgado, debes perder el exceso de grasa corporal. Esto se logra haciendo la cantidad correcta de ejercicio cardiovascular por semana para quemar grasa y calorías extra. La clave del mejor ejercicio cardiovascular para tener un cuerpo delgado es elegir ejercicios que constantemente desafíen a tu cuerpo y disfrutes.

Agrega intervalos

No todo el cardio es igual. Si bien el cardio estacionario puede ser benéfico, tu cuerpo eventualmente se adaptará a trabajar al mismo ritmo en cada entrenamiento. Mantén a tu cuerpo en suspenso agregando intervalos en tus entrenamientos. Los intervalos son cortas ráfagas de velocidad seguidas de un período de tiempo de recuperación, así que pueden ser agregados en casi cualquier momento del ejercicio. Si estás en la caminadora, por ejemplo, corre a un ritmo más rápido durante un minuto seguido de dos minutos de un trote lento. La carrera rápida dispara tu ritmo cardíaco, mientras que el trote lento permite que vuelva a bajar un poco. Alternar la velocidad es un desafío para tu ritmo cardíaco, lo que ayuda a quemar más calorías. Los intervalos de cardio también pueden hacerse sin maquinas. Por ejemplo, intenta hacer intervalos utilizando una cuerda de saltar. Salta a un ritmo constante durante 30 segundos, luego aumenta la velocidad durante 15 segundos. Continúa alternando estos intervalos de 5 a 10 veces para un entrenamiento de intervalos intenso.

Nada como un pez

La natación hace más que solo quemar calorías, también tonifica tus músculos. La natación implica todo el cuerpo, usando los brazos y las piernas para impulsarte a través del agua. Puesto que tu cuerpo es ingrávido en el agua, la natación también es un entrenamiento libre de estrés para las articulaciones. Esto hace que nadar sea un ejercicio que puedes hacer por periodos más prolongados de tiempo comparado con otros ejercicios de cardio como correr, porque tu cuerpo no sufre de constantes golpes. Con el fin de sacar el máximo partido a tu entrenamiento de natación, cambia el ritmo en cada vuelta. Alterna entre un movimiento más rápido como estilo libre y un movimiento más lento como el de dorso. Esto asegura que estás utilizando todos los músculos de tu cuerpo, y tu ritmo cardíaco también aumenta con el cambio de ritmo y movimiento.

Usa una kettlebell

Las kettlebells son pesas con forma de bala de cañón que ofrecen un entrenamiento cardiovascular y de resistencia en un solo ejercicio. La mayoría de los ejercicios son básicos pero involucran todo el cuerpo para realizarlos correctamente, lo que significa que trabajas más duro que en un entrenamiento típico de fuerza. Los ejercicios como el swing y el snatch elevan tu ritmo cardíaco significativamente, quemando calorías. Las kettlebells no sólo otorgan beneficios en cuanto a fuerza, también ayudan a mejorar la capacidad aeróbica, el equilibrio y la fuerza del núcleo.

Aumenta la resistencia

La mayoría de las máquinas cardiovasculares como la caminadora, la elíptica y la bicicleta estacionaria te permiten modificar la resistencia. Al elegir una resistencia más alta, haces que tu entrenamiento sea más duro. Cambiar la resistencia en una caminadora hace que corras cuesta arriba, mientras que aumentar la resistencia en los pedales de una bicicleta estacionaria hace que sea más difícil empujar. Los pequeños cambios en la resistencia hacen que tu cuerpo trabaje más duro, lo que significa que quemas más calorías, ejercitándote hacia un cuerpo delgado.

Más galerías de fotos



Escrito por kaitlin condon | Traducido por mariana groning