Los mejores ejercicios en trampolín

Los ejercicios de trampolín, también conocidos como “rebote”, son un 70% más efectivos para la salud que hacer trote o “jogging” durante la misma cantidad de tiempo, afirmó el reporte de investigación de la NASA en el diario “Aviation, Space and Enviromental Medicine” publicado en 2006. Incluso los ejercicios más intensos en el trampolín inflinjen menor impacto en huesos y en articulaciones que correr. Los mejores ejercicios para trampolín queman calorías, mejoran la salud pulmonar y cardíaca y mejoran tu equilibrio.

Anti-gravedad

Con cada rebote sobre el trampolín, estás yendo en contra del efecto de la gravedad. Mientras más alto brinques, más energía usarás, lo cual incrementará el número de calorías que quemes. Cada vez que aterrizas sobre el trampolín son sólo se detiene tu movimiento hacia abajo, sino que también ganas aceleración de vuelta, forzando tus músculos a reaccionar un equivalente a tres veces la fuerza de la gravedad. Rebotar también mejora tu sentido del equilibrio. En el momento de ingravidez en el aire que experimentas con cada rebote estás ejercitando una variedad de músculos para mantenerte orientado con cada aterrizaje.

Danza de elevación vertical

Como ocurre con todos ejercicios para trampolín, el movimiento básico de la danza de elevación vertical es saltar hacia arriba y hacia abajo. Sin embargo, en la cúspide de cada salto, en el instante en el que quedas suspendido en el aire, puedes introducir algunos movimientos de baile. Estos pueden incluir una torsión total de tu cuerpo, una patada enérgica, jalarte hacia arriba mientras abrazas tus rodillas y casi cualquier otra cosa que te permita volver a la posición neutral antes de aterrizar. Brinca con una música de ritmo alegre para obtener ritmo y velocidad. Selecciona rutinas de baile para enfatizar sobre el uso de los músculos que quieres desarrollar.

Trote con saltos

El trote con saltos combina los beneficios de trotar con el salto sobre trampolín, pero sin la tensión de alto impacto provocada por correr por las calles. Esta rutina comienza en el centro del trampolín, con unos suaves saltos de calentamiento para establecer tu equilibrio. Gradualmente incrementa la altura de tu impulso vertical. Una vez que tengas un ritmo constante de saltos altos, comienza a trotar aterrizando en un pie alterno con cada salto. Levanta cada rodilla tan alto como puedas con cada paso. Continúa durante tres minutos. Aumenta el tiempo para obtener mayores beneficios cardiovasculares y de quema de calorías. Relájate regresando a tu suave rutina de calentamiento vertical.

Simple rebote vertical

Muchos expertos de ejercicio con trampolín recomiendan una sencilla rutina de salto vertical como uno de los mejores ejercicios para tonificar los músculos en general. El ciclo continuo de ingravidez y de gravedad normal estimula el flujo de tu sistema linfático, lo que mejorar la liberación de desechos al ejercitar los músculos y estimula tu sistema inmunológico. El simple rebote vertical requiere solamente de que saltes sobre el centro del trampolín con movimientos suaves, asegurándote de que rebotes con la suficiente fuerza como para levantar tus pies con cada elevación. Si no tienes confianza en tu equilibrio al trotar o al realizar bailes en el trampolín y no cuentas con un supervisor, el simple salto vertical es la opción más segura. Los expertos te recomiendan que vigiles y que tomes en cuenta todas las regulaciones de seguridad para cualquier ejercicio realizado con la ayuda del trampolín.

Más galerías de fotos



Escrito por walt pickut | Traducido por reyes valdes