Los mejores ejercicios de pilates para tonificar los brazos

Joseph Pilates desarrolló su sistema de cuerpo y mente de ejercicios en los años 20, pero solo en los 90 el programa se volvió popular, ofrecido en estudios, centros de entrenamientos y en DVD. Como lo registra el American Council on Exercise, la mayoría de los ejercicios de Pilates se enfocan en la columna, los músculos de la cadera, el abdomen y la espalda. La práctica de Pilates incluye series de brazos que podrían ser realizados con pesas o sin estas o pelotas de una a cinco libras de peso. Brooke Siler, instructora de Pilates y autora de "The Pilates Body" nota que cualquier combinación de ejercicios de brazos mejorará tu entrenamiento.

Afeitando la cabeza

El ejercicio de "afeitando la cabeza" se enfoca en los músculos de la parte trasera del antebrazo, conocidos como los tríceps. Para realizar el ejercicio, párate con las piernas firmemente juntas y los dedos hacia afuera. Toma tus manos, con pesas si lo prefieres, y colócalas detrás de tu cabeza formando un triángulo con los codos. Retrae los hombros hacia el suelo mientras inhalas y presiona las manos hacia arriba, extendiendo los codos y presionando hacia arriba y hacia afuera de tu cuerpo. Exhala y vuelve tus manos nuevamente a tu nuca. Repite el ejercicio de cinco a ocho veces.

Círculos de brazos

Los círculos de brazos activan los hombros y generan rendimiento en los tríceps, los bíceps y los antebrazos. Desde una posición de pie con las piernas juntas y los dedos hacia afuera, deja que los brazos cuelguen frente a ti. Realiza pequeños círculos controlados que comiencen en tus hombros mientras levantas los brazos hasta arriba de los hombros. Invierte los círculos y baja los brazos nuevamente al inicio. Completa de tres a cinco series de círculos de brazos. Los pesos menores a 3 libras hacen que este ejercicio sea muy desafiante.

Flexiones de bíceps

Las flexiones de tríceps apuntan a los músculos en la parte delantera superior del brazo. Las flexiones de bíceps de Pilates difieren ampliamente de las flexiones tradicionales de entrenamiento que requieren apoyar tus brazos sobre las costillas o un banco de pesas. Desde una posición de pie con las piernas juntas y los dedos hacia afuera, extiende tus brazos rectos hacia afuera frente a ti. Toma las pesas con las palmas mirando al techo o realiza puños con tus manos. Mientras inhalas, dobla los codos para flexionar las muñecas y los antebrazos hacia los hombros. La parte superior de los brazos se mantienen paralelos al suelo, exhala y extiende los codos. Relaja los hombros durante el ejercicio y completa de tres a cinco repeticiones.

Más galerías de fotos



Escrito por andrea cespedes | Traducido por sebastian castro