Los mejores ejercicios para golfistas

El golf es un deporte que requiere coordinación de ojo-mano estricta y precisa. Una actividad muscular fuerte y eficiente afecta positivamente dicha coordinación. Necesitas entrenar movimientos musculares específicos para volverte uno de los mejores golfistas. Fortalecer la parte interna de los abdominales, oblicuos internos y externos, hombros, brazos, cuádriceps y glúteos son objetivos del programa.

Sentadillas bosu (Bosu squats)

Estas sentadillas mejoran la fuerza corporal inferior y el equilibrio. Coloca una pelota bosu con la parte de la plataforma hacia arriba. Párate sobre ella con tus pies separados a la distancia entre los hombros. Cruza ambos brazos sobre tu pecho. Flexiona tus rodillas mientras bajas tus glúteos como si te fueras a sentar. Flexiona tu cintura ligeramente para crear una línea vertical desde tus hombros a los tobillos. Sostén por aproximadamente tres segundos justo antes de que tus muslos estén horizontales con el piso. Eleva tus caderas para estirar tus piernas. Comienza otra repetición una vez que tus rodillas estén casi totalmente extendidas. Detente una vez que tu equilibrio se vea comprometido. Mantén una contracción abdominal constante durante el movimiento.

Rotación de tronco

La rotación de tronco es la principal acción de las articulaciones en el swing de golf. Una pelota de medicina brinda resistencia externa al movimiento simulado de swing. Se recomienda una pelota ligera, de 2 a 4 libras. Estira tus brazos mientras sostienes la pelota medicinal con ambas manos; colócala hacia afuera y bajo tu cadera derecha. Rápidamente llévala diagonalmente hacia arriba girando tu tronco. La pelota termina del lado izquierdo y arriba. Controla el movimiento al bajarla de nuevo a su posición original. Cambia la dirección de la rotación una vez que completes la serie. La rotación de tronco debería hacerse en una forma explosiva y ortopédica.

Flexión de hombro/rotación lateral

Una flexión de hombro con mancuerna fortalece el deltoides anterior; la parte frontal del hombro. Realizar este ejercicio añade una dimensión de estabilización de núcleo. Párate con tu espalda y piernas derechas, brazos colgando a los lados. Mueve las mancuernas hacia adelante y arriba hasta que tus manos se encuentren al nivel del hombro. Gira las manos y brazos a la derecha, moviendo tu tronco. Tu rango de movimiento de la rotación lateral está determinado por cuánto movimiento puede tolerar tu tronco. Haz una pausa ligera una vez que tu brazo regrese al centro. Gradualmente trae las mancuernas de vuelvo hacia abajo, a los lados de tu cadera. Ejecuta otra flexión de hombros antes de girar lateralmente las mancuernas a la izquierda. El peso debe ser lo suficientemente ligero para permitir una rotación lateral fluida.

Curl de bícep/De pie sobre una pierna

El curl con mancuernas es uno de los mejores ejercicios de aislamiento para el bíceps, y estar de pie sobre una pierna aumenta la estabilidad y potencia del peso como soporte. De pie con tu torso y pierna izquierda rectos. Flexiona tu rodilla derecha y eleva la parte aja de la pierna. Agarra una mancuerna con cada mano, las palmas hacia arriba. La resistencia de las mancuernas varía según el individuo. Comienza con cada uno de tus brazos colgando verticales hacia el piso. Flexiona tus codos para llevar las mancuernas hacia adelante y arriba. Cuánto se flexione tu codo indica un rango completo de movimiento. Lentamente permite a las mancuernas bajar para fortalecer los brazos. Completa todas las repeticiones mientras sostienes el equilibrio sobre una pierna. Cambia el papel de las piernas durante tu siguiente serie. El lado interno de tus codos debe permanecer unido a tus lados.

Más galerías de fotos



Escrito por john tavolacci | Traducido por arcelia gutiérrez