Las mejores cosas para comer cuando tienes amigdalitis

Cuando se sufre de un dolor de garganta causado por amigdalitis, comer y beber puede no sonar atractivo. La amigdalitis a menudo causa dolor de garganta al tragar, fiebre y escalofríos, dolor de oído o de mandíbula y fiebre. Sin embargo, el consumo de alimentos ricos en nutrientes que son fáciles de tragar es ideal para promover la curación y disminuir la infección de las amígdalas. El Johns Hopkins Medical Center indica que los niños entre las edades de 5 y 15 sufren más de amigdalitis, pero los adultos también pueden ser diagnosticados con la infección. Los pacientes con episodios frecuentes de amigdalitis o que tienen dificultad para respirar causada por el agrandamiento de las amígdalas, pueden optar por la extirpación quirúrgica.

Líquidos


Elige bebidas frías o tibias como el agua de hielo, jugos claros o caldos de pollo.

La hidratación es fundamental cuando se sufre de amigdalitis. Los líquidos adicionales mantendrán tus niveles de energía estables y evitarán que se produzca deshidratación. Si te deshidratas, tu tiempo de recuperación puede tardar más. Elige bebidas frías o tibias como agua de hielo, jugos claros o caldos de pollo. Las bebidas pueden consumirse tibias, pero evita las bebidas calientes que puedan irritar aún más tu dolor de garganta. Los jugos con grandes cantidades de ácido deben ser evitados. Estos incluyen el jugo de pomelo, limonada y el jugo de naranja. Los productos relacionados con la cafeína y la cola, como el café y el té también se desalientan; sin embargo, el té de hierbas sin cafeína está bien siempre y cuando se consuma tibio en lugar de caliente.

Alimentos suaves


Alimentos blandos y suaves como pudín, puré de manzanas o yogur.

Introduce alimentos blandos y suaves como pudín, puré de manzanas o yogur. Las sustancias cremosas son fáciles de tragar sin mucho dolor. Poco a poco introduce más alimentos conforme el dolor de garganta comience a mejorar. Frutas y verduras horneadas, como las manzanas asadas, peras asadas y zanahorias asadas al horno, son buenas opciones como elementos secundarios. El puré de papas, calabaza de invierno, pasta simple y el arroz también son alimentos suaves ideales. Además, las sopas que contienen verduras, pasta, y pedazos de carne blandos son una opción saludable para los pacientes con amigdalitis.

Alimentos sólidos


Elige alimentos sólidos que no irriten tu garganta, como el pollo al horno, la carne asada, el pan integral y las frutas enteras.

Progresa a alimentos sólidos normales, cuando sientas que estás listo. La amigdalitis puede causar un dolor de garganta que dure varias semanas. Toma medicamentos para aliviar el dolor como acetaminofén para evitar el dolor al comer. Todavía es importante evitar algunos alimentos sólidos hasta que tu amigdalitis esté completamente curada. Elige alimentos sólidos que no irritarán tu garganta, como el pollo al horno, carne asada, pan integral y frutas enteras. Las galletas saladas, las costras de pizza y las galletas crujientes, son demasiado duras y crujientes para tu dolor de garganta, como para disfrutarlas. Guarda estos bocadillos hasta que te hayas recuperado totalmente.

Consejos de ayuda


La humedad del humidificador o ducha alivia el dolor de garganta.

Cuando sufres de amigdalitis, coloca un humidificador cerca del sofá o cama para una humedad adicional en el aire. Las duchas calientes también pueden ayudar a aliviar tus síntomas. La humedad del humidificador o ducha alivia el dolor de garganta. Si te recetan antibióticos, es importante tomar todos los medicamentos prescritos y no saltarte ninguna dosis o la infección puede regresar. Los niños deben evitar la escuela por 24 horas después de comenzar un tratamiento con antibióticos para evitar la propagación de la infección, informa MedlinePlus.

Más galerías de fotos



Escrito por julie hampton | Traducido por jaime alvarez