Los mejores colores para vestir en las cuatro estaciones

Carole Jackson, asesora profesional del color, y Emily Post, ícono de la etiqueta en los negocios, han documentado su hallazgo de que los tonos neutros de gris, azul marino, negro y café son los mejores colores para vestir en cualquiera de las cuatro estaciones. Estas expertas de la moda te dirán cómo al personalizar los colores de tu vestimenta y las prendas que hacen juego con ella podrás dar el siguiente paso para hacerte de un guardarropa que te encamine hacia el éxito.

Refina tus elecciones

Incluso ante la actual tendencia en la vestimenta de negocios de tener menos estructura, el traje sastre sigue siendo la prenda principal tanto para hombres como para mujeres. Para verte lo mejor posible, el color del traje, de la camisa o top deben de repetir el subtono de tu piel y subrayar la intensidad de tu piel, cabello y ojos. Optar por el tono y gramaje de la tela apropiados a la época del año es relevante para manejarse cómodamente durante la estación, así como para dar una impresión sutil de ser competente. Reducir y perfeccionar tu rango de opciones con estos criterios te hará ahorrar tiempo y dinero al hacerte de un guardarropa que sea versátil, fácil de combinar, y potencie tu aspecto.

Colores para complementar tu rostro

La piel tiene un subtono cálido o frío que es más visible en la cara. Los grises, azules marinos, negros y cafés neutros, como todos los colores, tienen los mismas tonalidades. Elige un color para tu traje que reitere las pequeñas diferencias en tu tono de piel. Los tonos también varían en intensidad desde el claro hasta el obscuro. No escojas una intensidad que haga resaltar al color mismo, sino más bien a tu cara. Por ejemplo, si tu piel tiene un subtono frío y tu cabello y ojos son de color medio o claro, escoge entonces un azul grisáceo de medio tono y una camisa de un blanco suave. Ante el espejo, sostén el traje, camisa o blusa cerca de tu cara y fíjate si produce un efecto vibrante y enérgico. Si no lo reconoces con seguridad, invertir en una consultoría para identificar tu paleta de colores personal puede valer la pena.

El peso de la tela

Si cuentas con poco presupuesto, la mejor tela para todo el año es la de lana peinada ligera. Es durable y deja pasar el aire, con un acabado suave que da la impresión de calidad. El rayón, el nailon y diversas mezclas sintéticas de poliéster son ahora clásicos aceptables, pero son menos propensos a soportar el paso del tiempo. Si tu presupuesto lo permite, una mejor solución es tener dos trajes con la intensidad del color apropiada: uno para primavera-verano de una tela ligera, como puede ser algodón, alguna mezcla de seda o lino (si no es inaceptable que se llegue a arrugar), y otro para otoño-invierno de lana peinada, de lana áspera de tejido apretado, o gamuza. El buen uso de cada traje debería de durar seis meses en casi cualquier locación geográfica.

Tonalidades de blusas y camisas

Las diferentes gamas de colores de camisas y blusas afectan qué tan adecuadas pueden ser éstas para la temporada, así como qué tan enérgico puede llegar a ser tu aspecto. Para primavera-verano, elige tintes claros, tenues o nítidos que estén bien combinados con tu color de piel. Los neutrales son confiables, los básicos son versátiles y los tonos de moda que se ajusten a tu personalidad pueden ser una ventaja en tu lugar de trabajo. Sin importar que el tono que elijas sea tenue o vívido, a la moda o clásico, debe ser apropiado a la temporada, e incluso debe definir tu expresión personal. Por ejemplo, si tu vestimenta de primavera-verano es de un azul marino claro, nítido y cálido, el color hueso y el color crema son neutrales innatos; el coral y el naranja rojizo pueden llegar a ser algo poderoso pero simple, o una incursión a establecer una nueva moda.

Más galerías de fotos



Escrito por rosemary stocksdale | Traducido por héctor muñoz