Las mejores cintas caminadoras pequeñas

Cuando se trata de un equipo cardíaco en casa, las cintas están calificadas de manera consistente entre las mejores opciones entre los clientes, según reporta National Sporting Goods Association. Para muchas personas, el espacio es un gran valor en su casa o apartamento. Afortunadamente, ahora muchas cintas vienen en tamaños compactos. Si estás buscando una cinta pequeña, busca varias características obligadas para asegurarte de estar llevando el mejor modelo de cinta para tus necesidades.

Pliégala como la ropa limpia

La cinta promedio mide sólo 64 por 28 pulgadas (160 por 70 cm) Algunos fabricantes ofrecen cintas que bajan algunas pulgadas del ancho y el largo promedio. Sin embargo, como los cuerpos de cada uno son diferentes, es crucial que pruebes la cinta en persona para asegurarte de que aún puedes caminar o correr sobre ella sin estar obligado a modificar tu posición o acortar tu paso. Para un ahorro de espacio adicional, busca modelos que se plieguen cuando no estén en uso. Al estar plegadas, puedes guardar la máquina compacta en un armario de la habitación o incluso debajo de la cama.

Revoluciona el motor

Al igual que un auto, el rendimiento principal de una cinta viene en la potencia de su motor. Para los mejores resultados, busca una cinta compacta con un motor que tenga un mínimo de 2.0 caballos de fuerza de trabajo continuo, recomienda el American Council on Excercise. "Trabajo continuo" significa simplemente que el motor pueda soportar períodos de trabajo sostenidos en el tiempo. Si el motor de la cinta tiene menos de 2.0 caballos de fuerza, tal vez no pueda mantenerse durante el entrenamiento ni soportar tu peso corporal.

Aumenta la tecnología

Debes saber para qué vas a usar la cinta, luego considera qué opciones de tecnología podrían ayudarte a llegar a esas metas. Por ejemplo, si tu motivación principal es la pérdida de peso, la mejor cinta pequeña para ti podría ser una que siga cuántas calorías has quemado. Otras opciones de tecnología para considerar seriamente incluyen los ajustes de entrenamientos por intervalos, la posibilidad de seguir a varios usuarios, ideal si compartes la cinta con compañeros de habitación u otros miembros de la familia, además de la posibilidad de guardar los entrenamientos para poder volver a utilizarlos. Además, no descartes la importancia de opciones tecnológicas de entrenamiento de inmediato, como la conexión a Internet y los accesorios para tu reproductor de MP3. Mientras que podrían parecer un lujo innecesario, pueden hacer que tu entrenamiento sea más divertido y mantenerte más motivado hacia tus metas de ejercicios.

Revisa tus marcas

La mejor cinta pequeña crece en utilidad mientras tu creces con tus capacidades de entrenamiento. Busca un modelo que te permita ajustar la inclinación o los grados que aumentan la dificultad de tu caminata, trote o corrida. Cuando compres una cinta, el American Council on Exercise recomienda un cambio de grado máximo del 10 por ciento para principiantes y del 15 por ciento para los corredores más experimentados. Si estás planificando quedarte con la cinta por muchos años y quieres sacarle el jugo a tu inversión, busca un modelo que ofrezca una inclinación del 15 por ciento para no sentirte atrapado en una máquina que no te puede dar lo que necesitas para tus entrenamientos futuros.

Revisa la garantía

Las cintas reciben muchos golpes y repararlas puede ser costoso. Las mejores cintas vienen con una garantía de tres años en las grandes partes móviles, según la revista "Consumer Reports".

Más galerías de fotos



Escrito por joshua duvauchelle | Traducido por sebastian castro