Los mejores chalecos salvavidas infantiles

Una quinta parte de todas las muertes por ahogamiento entre 2005-2009 en los EE.UU. involucró a niños menores de los 14 años, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Un chaleco salvavidas infantil ayuda a mantener a los niños pequeños a salvo en un bote, al nadar en la playa o jugar en casa en una piscina para niños. Los chalecos salvavidas también protegen a los bebés del agua no típicamente asociada con la natación como los estanques de jardín. Los bebés no tienen el conocimiento o la experiencia para entender los riesgos del agua, y a veces una caída en un estanque o una fuente de agua en el patio pasa desapercibida. Los chalecos salvavidas son fundamentales para ayudar a mantener a tu bebé flotando hasta que llegue la ayuda.

Tipos de chalecos

El CDC advierte a los padres que los flotadores de piscina de espuma y globos llenos de aire no pueden mantener a los bebés y niños a flote en una situación de emergencia. Se anima a los padres a usar un chaleco salvavidas en lugar de juguetes de colores para la protección de la seguridad. Los fabricantes hacen chalecos salvavidas para diversos fines. Selecciona un chaleco con flotabilidad inherente (uno que no necesita inflarse) para los bebés y niños pequeños. La asociación de fabricantes de dispositivos personales de flotación recomienda un chaleco PFD de tipo II para los niños. Este diseño de tipo chaleco incorpora soporte para la cabeza y flotación para voltear el bebé en la parte posterior para evitar flotar boca abajo en el agua. Selecciona un chaleco con el tipo que aparece en la etiqueta del fabricante o en los materiales publicitarios de papel unidos a un nuevo chaleco.

Chalecos certificados

No todos los chalecos salvavidas ofrecen la misma protección contra el ahogamiento, aun cuando el tipo de la chaleco coincide con el uso. Los chalecos certificados por los guardacostas de los EE.UU. tienen etiquetas con el aval claramente presentado en las etiquetas de embalaje. Sin embargo, no todos los chalecos muestran la certificación en la etiqueta en el interior, así que pregunta para confirmar las certificaciones al pedir prestado o comprar chalecos usados.

Uso del chaleco

Los chalecos salvavidas no pueden hacer el trabajo sin el uso adecuado. El Consejo de Seguridad de Minnesota advierte a los padres que los chalecos salvavidas no son efectivos para los bebés menores de 6 meses de edad o que pesan menos de 16 libras. A los bebés tal vez no les guste la correa restrictiva o el soporte para la cabeza, pero el uso frecuente ayuda a que los niños se sientan cómodos con el dispositivo de seguridad. Haz que tu bebé use el chaleco salvavidas en el patio, a bordo de los barcos o en las casas de los vecinos dónde pueda caer en piscinas, estanques o fuentes de agua de patio.

Ajuste apropiado

Los chalecos salvavidas deben ajustar adecuadamente para mantener a tu bebé flotando en una emergencia. Selecciona el tamaño adecuado para tu bebé basándote en el peso y el tamaño del pecho de tu bebé, y compra un nuevo chaleco a medida que tu bebé crece. Los chalecos salvavidas deberán incorporar también el apoyo para la cabeza de tu bebé en el diseño y tienen una correa de entrepierna que se envuelve entre las piernas del niño. Estas características ayudan a que la cabeza de un bebé se mantenga por encima del agua y evitan que el niño mueva el chaleco de los hombros. Desecha chaquetas con correas rotas desgastadas o descoloridas por el sol, ya que serán más propensas a romperse en caso de emergencia.

Secado rápido

Los chalecos pueden ser una fuente de moho que agrava las alergias de tu bebé y esto puede crear problemas respiratorios. Selecciona chalecos infantiles elaborados a partir de materiales de secado rápido ayuda a evitar el moho. Revisa la etiqueta del chaleco por términos tales como "secado rápido" o "resistente al moho" para escoger un chaleco que tenga menos riesgo de moho. La Extensión de la Universidad de Minnesota recomienda limpiar el chaleco con un detergente suave y cuelga la ropa como los chalecos salvavidas en un área bien ventilada inmediatamente después de que tu bebé lo use para evitar el crecimiento de moho.

Más galerías de fotos



Escrito por david b. ryan | Traducido por hugo bautista