Los mejores campos de golf públicos en Palm Springs

En el Valle de Coachella, en la base de las montañas de San Jacinto, se encuentra la ciudad Palm Springs, de California del Sur. En promedio, Palm Springs recibe 325 días de sol y menos de 6 pulgadas de lluvia al año. El clima cálido y seco hace que sea una ubicación privilegiada para disfrutar de un día de golf. La ciudad del desierto es el hogar de más de 80 campos de golf, la mayoría de los cuales tienen un precio moderado. Muchos han recibido honores de las publicaciones de golf más importantes, por lo que estos campos son el escape perfecto.

Uno de los mejores lugares para jugar

En 2003, la revista Golf Digest nombró al Cimarron Golf Resort como "uno de los mejores lugares para jugar". También recibió las más altas posiciones posibles en una encuesta Zagat por ESPN y la revista Palm Springs Life, y fue elegido uno de los 100 mejores lugares para que las mujeres jueguen al golf por la revista Woman. Jugadores de todos los niveles encontrarán una ronda que les convenga en dos campos en Cimarron, los campos Pebble y Boulder. El campo Boulder cuenta con un diseño desafiante que es una gran prueba para los jugadores de handicap bajo. Para los golfistas de fin de semana también resulta gratificante. El campo Pebble es ideal para grupos que quieran disfrutar de una jornada de golf.

Una opción económica

Otro campo que se ganó los elogios como "uno de los mejores lugares para jugar" por la revista Golf Digest en 2009 fue Tahquitz Creek Golf Resort. Este complejo público contiene dos campos de 18 hoyos. Para una sesión de cardio, camina el campo Legend de 6.800 yardas. Tendrás lindas vistas a lo largo del camino; las calles están bordeadas de palmeras. El campo de golf con estilo desértico cuenta con paisajes de agua y un terreno ondulado difícil, todo lo que hace a la ronda un poco más difícil y resulta en un mejor entrenamiento que una ronda de golf estándar.

Conveniente y escénico

El Mesquite Golf & Country Club es un campo público a tan sólo cinco minutos del aeropuerto internacional de Palm Springs. Cómodo y pintoresco, este campo, situado en la base de las montañas de San Jacinto y Santa Rosa, cuenta con vistas de montaña, palmeras y exuberante vegetación. El campo de golf de 18 hoyos fue diseñado en 1985 por Bert Stamps. Más de 800 palmeras, cinco lagos y siete puentes bordean las calles. También puedes obtener tu entrenamiento en las canchas de práctica o racquetball, ubicadas en la sede del club. Los pros juegan aquí también. Mesquite Golf & Country Club ha sido sede de varios PGA locales y eventos Golden State Tour.

Una joya del golf de Palm Springs

Situado en la base de las montañas de San Jacinto, Indian Canyons Golf Resort es una joya en el mundo del golf de Palm Springs. Las montañas no son sólo pintorescas, sino que beneficiosas para el juego: protegen los campos de los fuertes vientos, lo que significa que cada jugador puede dar lo mejor de sí mismo sin ser interrumpido por la naturaleza y el clima. Indian Canyons se compone de dos campos de 18 hoyos. Casey O'Callaghan rediseñó el campo de golf del Sur en 2004 con Amy Alcott, miembro de LPGA miembro de LPGA Hall of Fame. Cuatro grandes lagos entran en juego en algunos hoyos, lo que puede ser desafiante. El arquitecto William P. Bell diseñó el Campo Norte, salpicado de palmeras y olivos. Indian Springs fue calificado 28º en EE.UU. por la revista Golf Digest's Golf for Women.

Tesoro de nueve hoyos

Tommy Jacobs Bel Air Greens es ideal para los golfistas que tienen poco tiempo o no son capaces de jugar una ronda completa de 18 hoyos. Este campo público, inaugurado en 1972, tiene sólo nueve hoyos. El campo con diseño Len Gerkin cuenta con tres tees en cada hoyo, para los golfistas de diferentes niveles de habilidad. Los fairways Bermuda son baratos, también: una ronda cuesta sólo US$15 durante la semana y US$30 los fines de semana. Perfecciona tu swing en el campo de prácticas del lugar, u obtén consejos útiles del personal de la tienda de golf.

Más galerías de fotos



Escrito por kristen hampton | Traducido por florencia melloni