Las mejores bebidas para consumir cuando estás tratando de perder peso

Cuando estás tratando de perder peso, la elección de tus alimentos es vital para obtener el éxito. La diferencia entre comer una pechuga de pollo asada sin piel y una versión frita comprada en Kentucky Fried Chicken, por ejemplo, es de alrededor de 200 calorías. De este modo, la elección de tus bebidas también es muy importante cuando se trata de apoyar -o de sabotear- tus objetivos de dieta. Aunque los inconvenientes de los refrescos azucarados y las bebidas alcohólicas son obvios, otras opciones requieren un estudio más minucioso.

Agua


La cafeína en el té y el café puede estimular el metabolismo y suprimir el apetito.

El agua, que no contiene calorías, es una excelente opción, ya que hidrata tu cuerpo, genera cierta sensación de saciedad y puede contribuir a acelerar tu metabolismo. Los médicos recomiendan beber seis vasos de agua al día -y más si eres una mujer embarazada o amamantando, si vives en un clima cálido o realizas ejercicio vigoroso- independientemente de tus metas de pérdida de peso. Debido al gas que contiene, el agua mineralizada o carbonatada incrementa la sensación de saciedad, y lo mejor es que tampoco tiene calorías. Un estudio alemán relaciona la ingesta de agua natural, con un alza de aproximadamente el 30 por ciento en la actividad metabólica.

Café y té


El té verde posee propiedades comprobadas que combaten la grasa corporal.

El café y el té prácticamente no tienen calorías, a menos que agregues otros ingredientes que los tengan. Una taza de café con 1 cucharadita de azúcar y 1 cucharada de crema contiene alrededor de 45 calorías, mientras que un moka de chocolate blanco de Starbucks te hace consumir 400 calorías por cada taza de 16 onzas. La mayoría de los cafés y los tés contienen cafeína, que es capaz de estimular el metabolismo y suprimir el apetito. La cafeína puede causar problemas en las mujeres embarazadas y las personas con trastornos de ansiedad.

Té verde


La leche proporciona calcio y proteínas magras.

Además de cafeína, el té verde cuenta con otros dos componentes que combaten la grasa corporal: las catequinas y los antioxidantes. En tres estudios recientes, el té verde -incluyendo las versiones descafeinadas- fue relacionado con la pérdida de peso. Un estudio de la Rutgers University encontró que los ratones evitaron la obesidad cuando su dieta incluyó té verde. Los investigadores del Center for Clinical Studies descubrieron que los hombres obesos que beben té verde, queman grasa más rápidamente que aquellos que no lo hacen. Un estudio publicado por el "American Journal of Clinical Nutrition", también encontró que las personas que habían bebido una botella de té verde durante 3 meses perdieron más grasa corporal que las personas que bebían la misma cantidad de té negro durante el mismo periodo de tiempo.

Leche


En su mayoría, las bebidas alcohólicas proporcionan calorías sin nutrientes.

La leche también puede ser parte de un programa para perder peso. La leche descremada sólo contiene 83 calorías por cada vaso de 8 onzas, además de que también proporciona 8 gramos de proteínas y casi 300 mg de calcio. La leche entera de vaca contiene el doble de calorías, lo mismo que la leche de oveja y cabra. La leche de soja (soya) contiene sólo 100 calorías por taza. Muchas fuentes de proteínas como la carne y el queso, tienen mucha grasa; sin embargo, la leche descremada está virtualmente libre de grasa.

Jugo de frutas y alcohol

Los jugos de frutas proporcionan vitaminas y antioxidantes, pero contienen casi tantas calorías como la soda -alrededor de 150 por cada vaso de 8 onzas-. Las bebidas alcohólicas, incluidas las que contienen jugo de frutas, aportan en su mayoría, sólo calorías vacías. Otras bebidas que deberías evitar si estás contando las calorías que consumes incluyen la cerveza, el vino y las bebidas mezcladas. Todas estas tienen un alto contenido de calorías sin nutrientes, además de que pueden causar deshidratación.

Más galerías de fotos



Escrito por milo dakota | Traducido por pei pei