Los mejores asientos para bicicletas de carrera

Una de las partes más importante de una bicicleta es el punto de contacto. Tu asiento es todo lo único que te protege de la vibración de una bicicleta en velocidad, así que conseguir el mejor asiento debe ser una prioridad para aprovechar al máximo tu entrenamiento. Los mejores asientos comparten muchas características, incluyendo poco peso, comodidad y protección para el tejido blando ubicado entre tus piernas. El mejor asiento para ti debe ser también del tamaño correcto para tus proporciones, así que entender las medidas de un asiento es clave para conseguir el más cómodo.

Encuentra tu tamaño

El mejor asiento se adecuará a las proporciones de tu cuerpo como un guante, así que medir tu punto de contacto es el primer paso antes de salir de compras. Las dos zonas con las que debes estar en contacto con tu asiento son los huesos isquiones, ubicados debajo de la carne de tus nalgas. Para encontrarlos, puedes sentarte en una mesa o una superficie plana y ver dónde se encuentran los puntos más firmes de tu cola. Un profesional puede ayudarte a medir la distancia entre tus isquiones para que tu asiento distribuya tu peso en el lugar correcto. Colocar peso sobre estos huesos puede dañar el delicado tejido ubicado entre tus piernas, que es susceptible a la presión y la vibración. Si eres mujer, es esencial usar un asiento más ancho diseñado para tus caderas más amplias.

Reducción de peso

Con una bicicleta de menor peso es más fácil acelerar y ascender colinas, porque trabajarás menos para mover el peso del vehículo. Esto hace que el peso sea una característica clave para obtener el mejor asiento para una bicicleta de carrera. Las tijas y tubos de fibra de carbono reducen mucho más peso que las aleaciones, porque este material mantiene la dureza y fortaleza usando menos peso que materiales como acero y aluminio. Es el mejor material para las partes rígidas de tu asiento si quieres obtener el mejor desempeño.

Menos es más

Cuando se trata de amortiguación y apoyo, los mejores asientos parecen masoquistas. Los asientos usados por ciclistas profesionales se ven delgados y para nada cómodos. Sin embargo, con un asiento del tamaño correcto, no es necesario usar amortiguación y protección extras. Una capa delgada de gomaespuma de alta densidad colocada debajo de tus isquiones es suficiente para conducir con comodidad todo el día, y los asientos de mejor diseño no agregan peso con amortiguación innecesaria. Un canal en el centro del asiento puede reducir aún más la presión ejercida sobre los tejidos sensibles y, a su vez, reduce el peso. Para casi todos los ciclistas, un par de pantalones cortos con gamuzas acolchadas son esenciales para tener comodidad al usar un asiento liviano.

Viviendo en un mundo material

Algunos ciclistas prefieren asientos de materiales que no sean la tradicional gomaespuma de alta densidad. Un asiento de cuero estilo hamaca es el preferido de ciclistas de larga distancia, ya que el efecto mecedor de un trozo de cuero estirado brinda un calce personalizado después de que el asiento ha sido utilizado mucho tiempo. Estos asientos pueden ser muy costosos y son más pesados que los de goma espuma, pero son los más cómodos. Con pantalones de ciclismo, algunos ciclistas de distancias cortas evitan el relleno y el balanceo y usan asientos de fibra de carbono. Estos son la minoría, pero cuando se trata del mejor desempeño, nada se compara con la reducción de peso de un asiento de carbono.

Más galerías de fotos



Escrito por max roman dilthey | Traducido por mariana palma