Cómo tener mejores arcos del pie para bailar

En el mundo de la danza, tus pies son tu activo más importante y son la parte de tu cuerpo de la cual debes preocuparte más. Algunos bailarines harán cosas drásticas y hasta peligrosas para obtener un arco perfectamente curvado en sus pies. Pero hay maneras seguras y saludables para fortalecer tus arcos y mejorar tus pies sin recurrir a medidas que podrían lastimarte. Las bandas de resistencia de látex son herramientas auxiliares para estirarte, pero también hay ejercicio que no requieren de nada más que tus propios pies y un poco de paciencia. Con cuidado y haciendo los ejercicios adecuados, tus arcos estarán en buena condición para bailar.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Banda o liga de resistencia de látex
  • Tapete para el piso o silla
  • Superficie firme como una mesa o una barra de ballet

Instrucciones

    Ejercicios sin una banda

  1. Enrosca los dedos de tus pies para fortalecer los pies y los arcos. Siéntate en el piso, con tus piernas enfrente de tí y apunta tus pies y enrosca los dedos de los pies una y otra vez tantas veces como puedas durante tres o cinco segundos. Flexiona únicamente los dedos por otros tres o cinco segundos y después enróscalos tantas veces como puedas durante otros tres o cinco segundos. Repite este ejercicio hasta que se vuelve incómodo.

  2. Haz levantamientos de tus pantorrillas. Párate con tus pies separados a la altura de tus hombros, con los dedos de los pies hacia adelante. Aprieta los músculos de tus glúteos y levanta tus talones tan alto como puedas alejándolos del piso. Podrías usar una mesa o una barra de ballet para balancearte pero no te recargues en ella. Mantén durante cinco segundos y baja. Repite 10 veces o hasta que tus pies se sientan incómodos. También puedes repetir el ejercicio en posición de plié, con tus pies a una distancia un poco más grande que la distancia entre tus hombros, los dedos de los pies hacia afuera y las rodillas dobladas.

  3. Escribe el alfabeto para fortalecer las articulaciones de tus pies y tobillos. Mientras estás sentado en una silla o acostado sobre tu espalda, apunta los dedos de tu pie derecho. Lentamente traza una A con tu dedo gordo, luego una B y sigue con las letras del abecedario. Repite con tu pie izquierdo. este es un ejercicio de terapia física común para tobillos lastimados o esguinzados.

    Ejercicios con una banda o liga de resistencia de látez

  1. Siéntate en el piso y coloca la liga a lo largo de todo tu pie, desde los dedos hasta el talón. Sostén los extremos de la banda en cada mano. Disminuye o incrementa la resistencia de la banda sosteniéndola con más o menos longitud entre tus manos y el pie.

  2. Utiliza la banda para intensificar el enrollar tus dedos del pie. Enrolla los dedos como se describe arriba pero con la banda colocada firmemente a lo largo del pie, desde los dedos hasta el talón. Podría ser más cómodo realizar el ejercicio con un pie a la vez. Repite cinco veces.

  3. Apunta y flexiona tu pie y dedos utilizando la banda para crear resistencia. Siéntate en el piso o en una silla. Flexiona tu pie, alargando tu pantorrilla y levantando los dedos del pie hacia tu rodilla. Apunta únicamente tu pie, dejando los dedos flexionados, después apunta los dedos. Repite entre cinco y diez veces.

  4. Haz círculos grandes y lentos con tu pie para fortalecer tu tobillo. Comienza haciendo círculos en el sentido de las manecillas del reloj, hacia afuera y alejándolos de tu cuerpo, con tu pie derecho. Repite entre cinco y diez veces. Repite con tu pie izquierdo en círculos grandes alejándolos de tu cuerpo. Después cambia la dirección, haciendo círculos grandes hacia tu cuerpo con cada pie. Enfócate en hacer círculos fuertes y continuos.

Consejos y advertencias

  • También, una toalla enrollada a lo largo puede ofrecer un poco de resistencia cuando te estiras, pero no ofrece la misma flexibilidad que una banda.
  • No estires o dobles tus articulaciones o músculos hasta llegar al punto en el que duelan. Algunos bailarines llegan a puntos dolorosos para obtener arcos bien definidos, pero esa sensación incómoda en extremo siempre lleva a un daño físico.

Más galerías de fotos



Escrito por lindsey robinson sanchez | Traducido por laura gsa