Los mejores tés para las amígdalas inflamadas

Las amígdalas se suelen inflamar como resultado de una infección causada por microorganismos patógenos. Las bebidas con azúcar o los lácteos pueden irritarlas y empeorar los síntomas. Por otro lado, tomar té puede ayudar a aliviar los síntomas y detener la proliferación de bacterias y otros patógenos; aunque no se han llevado a cabo estudios sobre la relación entre los efecto de tomar té y las amígdalas inflamadas. Habla con tu médico si el dolor de garganta se extiende más que unos pocos días.

Amígdalas

La amigdalitis, o inflamación de las amígdalas, que son los nódulos linfáticos de la parte de atrás de la garganta, es muy común. Las amígdalas filtran las bacterias dañinas y otros microorganismos antes de que ingresen al esófago o la tráquea, de acuerdo con PubMed Health. Algunas veces, el sistema inmune se encuentra sobrecargado, o la virulencia del patógeno es demasiado fuerte y las amígdalas se infectan e inflaman. La infección bacteriana es la culpable más común, en especial las especies de estreptococo, pero las infecciones virales también son posibles. Los síntomas de las amígdalas inflamadas incluyen dolor de garganta, dificultad para tragar, voz ronca, dolor de oídos, dolor de cabeza, fiebre y frío.

Té verde

Las hojas de té verde contienen una serie de fitoquímicos, muchos de los cuales se llaman flavonoides, y tienen propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y antimicrobianas, de acuerdo con “Chinese Herbal Medicine”. Muchos estudios han demostrado que el té verde es útil para combatir enfermedades cardiovasculares y reparar el tejido dañado y inflamado, aunque los flavoinoides también son efectivos para matar bacterias. De acuerdo con un artículo publicado en “Molecular Nutrition and Food Research” en el 2007, el extracto de té verde ejerce la mayor actividad antimicrobiana de todos los tés. Como consecuencia, el té verde puede ayudar a reducir la inflamación de las amígdalas si es producto de una infección, aunque todavía no existe un estudio que avale esta teoría.

Té negro y té blanco

Las hojas de té negro también contienen flavonoides beneficiosos, y suelen ser especialmente ricas en taninos. Estos suelen tener un efecto de secado, por lo que reducen la producción de mucosidad, que puede ser útil para reducir la flema que se acumula en la parte de atrás de la garganta debido a la inflamación. A diferencia del té verde, el té negro que se vende se fermenta, lo cual disminuye en gran medida las capacidades antimicrobianas de los fitoquímicos de la planta, de acuerdo con un artículo publicado en “Molecular Nutrition and Food Research.” El té blanco está hecho de hojas de tés que se extraen antes de la maduración y no están fermentadas, lo cual aumenta la capacidad de los fitoquímicos. Sin embargo, el agua hirviendo destruye algunos fitoquímicos sensibles, por lo que es aconsejable que prepares todos los tés con agua tibia.

Té de hierbas

Los tés de hierbas no están hechos con hojas de té, por lo que un nombre más apropiado sería "té de no hierbas". Muchas hierbas y frutas tienen propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y antimicrobianas, que pueden ser útiles para combatir infecciones. Las moras, los arándanos y las frambuesas son especialmente ricas en antioxidantes y se pueden disecar fácilmente para convertirlas en infusiones de hierbas. Las hierbas que tienen muchas propiedades antimicrobianas incluyen las raíz de de sello de oro, la hoja de chaporral, el orégano y la hoja de oliva, de acuerdo con “Principles and Practice of Phytotherapy”. Debes dejar las hierbas y hojas en infusión en agua tibia durante al menos 20 minutos, para extraer tantos fitoquímicos como sea posible. Para las amígdalas inflamadas, puedes considerar enfriar el té o dejar la infusión en el refrigerador primero, y luego hacer gárgaras durante algunos minutos antes de tragar.

Más galerías de fotos



Escrito por sirah dubois | Traducido por pilar celano