Mejores alimentos y hierbas para la circulación

Cuatro subsistemas conforman el sistema circulatorio, uno de los cuales es la circulación venosa. La circulación venosa implica el flujo de sangre a través de las venas o los vasos sanguíneos que llevan sangre al corazón. Ciertas hierbas y alimentos se ha encontrado que poseen propiedades que podrían ser beneficiosas en la mejora de la circulación venosa. Antes de adoptar cualquier programa nutricional o hierbas para mejorar la circulación venosa siempre debes consultar a un médico para asegurarte de obtener la atención médica adecuada y que las hierbas y la nutrición utilizadas en la terapia complementaria se usan con seguridad y eficacia.

Enfermedades comunes de la circulación venosa


Venas varicosas.

Dos enfermedades comunes y relacionadas con la circulación venosa son las venas varicosas y la insuficiencia venosa crónica. Las venas varicosas resultan de la hinchazón dolorosa, agrandando y retorciendo las venas que pueden interferir con el flujo sanguíneo libre. La insuficiencia venosa crónica, o IVC, es una enfermedad en la cual las venas de las piernas pierden elasticidad, perjudicando el flujo de sangre desde las piernas hacia el corazón, haciendo que la sangre se acumule en las piernas. Además de estas enfermedades, la mala circulación venosa puede resultar de un corazón debilitado, entre otras causas, acumulación de agua y estrés y ansiedad.

Fibra alimentaria


Verduras verdes.

The University of Maryland Medical Center recomienda consumir alimentos ricos en fibra dietética, especialmente cereales y legumbres que son altas en carbohidratos complejos. David Hoffman, en su libro "The New Holistic Herbal", recomienda que los enfermos con vena varicosa coman una dieta que contenga porciones de frutas y verduras verdes, que son altos en fibra dietética.

Bioflavonoides


Pomelo.

Los bioflavonoides son compuestos que se encuentran en muchas frutas y verduras, que también son importantes para la salud venosa. Los arándanos, semilla de uva y la majuela son particularmente elevados en un tipo de bioflavonoides, los complejos procianidólicos oligoméricos, que son útiles para reducir la fuga venosa y se asocia con la hinchazón de las piernas. Otro bioflavonoides, la rutina, está siendo estudiada por sus potenciales beneficios para fortalecer las paredes venosas y mejorar su funcionamiento. La rutina se encuentra mayormente en el trigo sarraceno, pero también puede obtenerse en las frutas cítricas como el pomelo, limón, lima y naranja, así como en la mora, arándano, cáscara de manzana y algunas otras frutas y cáscaras de frutas.

Astringentes


Castaño de indias.

Varias hierbas astringentes las recomiendan mucho los herbolarios para las venas varicosas y otras enfermedades relacionadas con la mala circulación venosa. La semilla de uva y la centella asiática son dos hierbas astringentes observadas por la University of Maryland Medical Center por su efectividad en el tratamiento de la insuficiencia venosa crónica, especialmente cuando se utiliza junto. Los National Institutes of Health agrega la castaña de caballo a la lista, que además de ser un astringente también es un tónico circulatorio. Una revisión de "Archives of Dermatology" de 1998 de la investigación sobre la castaña de caballo para la insuficiencia venosa crónica pareció ser consistentemente superior al placebo y "tan eficaz como los medicamentos para aliviar los signos objetivos y los síntomas subjetivos de la IVC referencia". La cola de caballo, con propiedades diuréticas y astringentes, también ha sido útil para la circulación venosa, especialmente cuando está involucrada una acumulación de agua en el cuerpo.

Hierbas del sistema circulatorio general


El jengibre es bueno para el sistema circulatorio.

La circulación venosa periférica pobre, o el flujo sanguíneo en las extremidades según lo observado por los pies y las manos frías, puede aliviarse con bayas de espino, pimienta de Cayena, jengibre y bayas o corteza de fresno espinoso, dice Hoffman. Más allá de aquellos, cita la hierba rusco, trigo sarraceno, diente de León, tila, muérdago y milenrama como principales hierbas para la salud circulatoria en general.

Más galerías de fotos



Escrito por sage kalmus | Traducido por maria gloria garcia menendez