Los mejores 10 ejercicios de muslos para perder grasa rápido

Muchas personas buscan piernas tonificadas con menos grasa. Mientras que muchos ejercicios tonifican las piernas y queman grasa, debes agregar ejercicio cardiovascular a tu rutina si quieres maximizar la pérdida de grasa. La American Heart Association recomienda 30 minutos de ejercicio, la mayoría de los días de la semana. Puedes aumentar la intensidad de cualquier ejercicio de tonificación añadiendo mancuernas o aumentando el peso de las pesas que estás utilizando.

Sentadillas

Párate con los pies a la anchura de las caderas. Baja hacia el suelo como si estuvieras a punto de sentarte en una silla. Cuando tus muslos estén paralelos al suelo, da un paso atrás, volviendo a tu posición inicial. Asegúrate de que el trasero se extienda hacia atrás para que tus rodillas no avancen más allá de tus dedos del pie. Debes ser capaz de ver la parte superior de tus zapatillas durante todo el entrenamiento. Si no ves tus zapatos, desplaza el peso hacia atrás.

Desplantes hacia atrás

Párate con los pies apoyados en el suelo. Da un paso con una pierna detrás de ti y baja la rodilla hacia el suelo. Presiona con la pierna de atrás, volviendo a la posición inicial. Completa el mismo número de repeticiones en el otro lado.

Desplantes

Párate con los pies apoyados en el suelo. Da un paso hacia adelante lo más que puedas mientras dejas caer la rodilla hacia el suelo. Asegúrate de que bajas hacia el suelo en lugar de avanzar hacia los pies. Debes ver tus dedos delanteros durante todo el movimiento, así que asegúrate de que no te extiendas hacia adelante. Completa el mismo número de repeticiones en el otro lado.

Desplantes laterales

Párate con los pies a una anchura ligeramente mayor que la de las caderas. Da un paso hacia un lado lo más que puedas mientras bajas hacia el suelo. Tu otra pierna debe permanecer recta, y debes sentir un estiramiento en la parte interna del muslo. Empuja con fuerza la pierna doblada para volver a tu posición inicial. Completa el mismo número de repeticiones en el otro lado.

Abducción

Acuéstate en el suelo de lado. Levanta la pierna de arriba lo más alto que puedas, y bájala controladamente. Rueda hasta el otro lado y repite el ejercicio del otro lado. Puedes poner una mancuerna en tu pierna cerca de la parte externa de la rodilla para agregar resistencia, o usar pesas en los tobillos.

Aducción

Acuéstate de lado. Cruza la pierna superior sobre la pierna de abajo. Comienza levantando la pierna inferior hacia el techo. Trata de no dejar que tu torso se mueva hacia atrás. Puedes usar pesas de tobillo para aumentar la resistencia. Repite el mismo número de series en ambas piernas.

Desplantes cruzados

Párate con los pies a la anchura de las caderas. Da un paso con una pierna hacia atrás mientras la cruzas por detrás de la pierna delantera, doblando ambas rodillas al mismo tiempo a medida que bajas hacia el suelo. Vuelve a tu punto de partida empujando la rodilla hacia atrás. Repite el mismo número de series en ambas piernas.

Sentadillas contra la pared

Párate con los pies a la anchura de las caderas y la espalda contra la pared. Camina hacia fuera y baja el cuerpo hacia el suelo hasta que tus muslos estén paralelos al suelo. Mantén esta posición durante 30 a 60 segundos y repite varias veces. Evita poner tus manos sobre los muslos. En cambio, mantenlas por encima o hacia abajo a los lados.

Paseo del granjero

Párate con las manos en las caderas o en los lados sosteniendo una mancuerna en cada mano. De un paso hacia adelante lo más que puedas mientras dejas caer la rodilla hacia el suelo. Regresa al inicio y mueve el otro pie hacia adelante a medida que dejas caer la otra rodilla hacia el suelo. Continúa alternando las piernas a medida que las mueves hacia adelante por la habitación.

Sentadilla con salto

Párate con los pies apoyados en el suelo, a la anchura de las caderas. Baja hacia el suelo, y luego salta en el aire tan alto como puedas, aterrizando suavemente. Asegúrate de que echas el trasero para atrás para que tus rodillas no avancen más allá de tus dedos del pie. Debes ser capaz de ver la parte superior de tus zapatillas durante todo el entrenamiento. Si no ves tus zapatos, desplaza el peso hacia atrás.

Más galerías de fotos



Escrito por jessica kucinski | Traducido por sandra magali chávez esqueda