Cómo mejorar la resistencia física en los niños

Es importante que los niños tengan la resistencia física para lograr lo mejor en cualquier actividad que realizan. La resistencia o el aguante físico es lo que mantiene a los niños activos sin que se fatiguen. Los padres pueden ayudar a sus hijos a aumentar su resistencia para que puedan cumplir con sus objetivos, estar en mejor forma y llevar una vida sana y activa.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Alimenta a tus hijos con una dieta bien balanceada y anímalos a elegir alimentos nutritivos. Comer bien puede ayudar a mejorar la resistencia física de un niño. La American Academy of Pediatrics recomienda que los niños coman granos enteros, productos lácteos bajos en grasa, muchas frutas y verduras frescas y proteínas magras. Ofrece a tus hijos alimentos que puedan ayudar a mejorar su resistencia, como banana, uvas rojas, carbohidratos complejos y alimentos ricos en hierro. Modela el tipo de conductas alimentarias que te gustaría que tus hijos desarrollen.

  2. Elimina la comida chatarra de la dieta de tus hijos al no comprar alimentos que estén llenos de calorías vacías y que no tienen ningún beneficio nutricional, por ejemplo, patatas fritas, gaseosas, dulces y comida rápida.

  3. Saca a tus hijos del sofá y ayúdalos a ser más activos. Según Keepkidshealthy.com, cada vez más niños están convirtiéndose en obesos, y sin ayuda, el 80 por ciento de ellos permanecerá con sobrepeso en la edad adulta. Haz del ejercicio una parte de la vida cotidiana. Healthychildren.org afirma que las rutinas de estilo de vida aprendidas en la infancia tienden a ser mantenidas hasta la adultez.

  4. Encuentra una actividad divertida que tus hijos puedan disfrutar, tanto si se trata de jugar a un deporte en equipo, como el fútbol o el béisbol, o de tomar clases de artes marciales o gimnasia. Acompaña a tus hijos a la práctica de sus actividades y anímalos, apoyándolos en el camino.

  5. Ayuda a tus hijos a mejorar su condición física para las actividades que han elegido, realizando con ellos un entrenamiento cardiovascular, por ejemplo, nadar, caminar o correr. Los niños también pueden beneficiarse de un poco de entrenamiento de fuerza. Enséñales cómo hacer abdominales (sit-ups), flexiones de brazos (pull-ups) y pectorales (push-ups) y cómo saltar la cuerda y andar en bicicleta. También enséñales sobre el entrenamiento de la flexibilidad, que consiste en estirar antes y después de las actividades, y hacer calentamiento y enfriamiento.

  6. Limita el tiempo en el que tus hijos pueden utilizar aparatos electrónicos. El tiempo de pantalla debe limitarse a menos de dos horas por día, de acuerdo con la American Academy of Pediatrics. En lugar de eso, haz que tus hijos realicen ejercicio.

Consejos y advertencias

  • Haz que tu toda tu familia se involucre en la actividad física para mejorar la resistencia.
  • Consulta con el pediatra de tu hijo antes de que inicie cualquier tipo de ejercicio.
  • Anima a tu hijo a beber agua antes y durante las actividades de acondicionamiento físico.

Más galerías de fotos



Escrito por amy sutton | Traducido por maría echenique