Cómo mejorar tu postura con un rodillo de espuma

Escrito por Marcy Brinkley | Traducido por Mayra Nava
Tener una buena postura te ayuda a prevenir el dolor de espalda.
Thinkstock Images/Comstock/Getty Images

Tener la postura adecuada, mantener las partes de tu cuerpo bien alineadas, equilibradas y apoyadas, ayuda a prevenir el dolor de espalda y permite el funcionamiento adecuado de tus músculos, articulaciones, pulmones, y otros órganos, dice el quiroprácitico John Schubbe. Un largo y circular rodillo de espuma hecho con un material denso, puede ayudarte a mejorar tu postura estirando los músculos en el pecho y los hombros y estirando los músculos abdominales y del torso.

Preparación

Extiende la colchoneta o toalla sobre el piso y coloca el rodillo de espuma a lo largo de la parte superior.

Siéntate sobre el borde más bajo del rodillo de espuma con tus rodillas dobladas y tus pies planos sobre el piso.

Recuéstate hacia atrás lentamente, apoyando tu cabeza de columna sobre el rodillo de espuma. Mantén tus rodillas dobladas.

Relaja tus omóplatos y el resto de tus brazos sobre el piso del lado que quieras de tu cuerpo.

Estiramientos de pecho

Toma un respiro profundo, expandiendo tu diafragma.

Exhala, aplanando tu abdomen y presionando tu espalda contra el rodillo de espuma.

Inhala y exhala, estirando los músculos de tu pecho mientras inhalas, durante uno a tres minutos una o dos veces al día.

Ejercicios de hombro

Estira tus brazos hacia el techo, con las palmas de las manos y los dedos hacia arriba.

Relaja tus omóplatos, apretando el rodillo entre ellos.

Levanta los brazos de nuevo, luego relájate, repitiendo cada movimiento lentamente de cinco a 10 veces.

Estiramientos de torso

Coloca tu brazo izquierdo en el piso junto a tu cuerpo y levanta tu mano derecha hacia tu cabeza.

Levanta tu brazo izquierdo sobre tu cabeza mientras bajas tu brazo derecho a tu lado.

Sube y baja tus brazos lentamente con movimientos alternantes de 10 a 15 veces seguidas.

Coloca ambos brazos a tu lado, los pies planos sobre el piso y las rodillas dobladas.

Levanta una pierna del suelo lentamente, luego bájala.

Levantar la otra pierna, y luego bájala.

Alterna estos movimientos subiendo y bajando una pierna a la vez, 10 veces seguidas. Haz repeticiones de dos a tres sets con diez movimientos.

Consejo

Elige un rodillo de espuma que sea lo suficientemente largo para que puedas apoyar tu cabeza y espalda. Si el rodillo es demasiado corto, utiliza una pequeña pelota de ejercicios para apoyar tu cabeza.

Advertencias

Evita mantener las posiciones por más de cinco segundos si empiezan a causar dolor. Empieza lentamente incrementa el tiempo del ejercicio gradualmente.