Cómo mejorar la piel arrugada del cuello

La piel del cuello es fina y delicada, por lo es uno de los primeros lugares en que suelen aparecer las arrugas. También es menos grasosa que la piel de tu rostro, y esa sequedad le da a la piel un aspecto ajado, desgastado. La prevención es la mejor medicina para las arrugas, pero no es demasiado tarde si has comenzado a ver líneas finas. Las cremas que contienen ingredientes anti-envejecimiento (como el ácido glicólico y la vitaminca C) ayudan a alisar un cuello arrugado y a hacer que la piel vuelva a tensarse.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Filtro solar
  • Ácido alfa hidroxi o exfoliante de ácido glicólico
  • Humectante con péptidos
  • Crema anti-envejecimiento facial o para el cuello
  • Suero de vitamina C

Instrucciones

  1. Exfolia la piel todas las noches con un producto que contenga alfa hidroxiácidos (AHA, por sus siglas en inglés) o ácido glicólico. Aplica un tratamiento con un AHA o con ácido glicólico después de limpiar tu cuello pero antes de usar humectante, filtro solar o maquillaje. Estos ácidos humectan la piel y pueden ayudar a desvanecer las líneas finas.

  2. Trata tu cuello todos los días con un humectante que contenga péptidos. Los péptidos estimulan la producción de colágeno y ayudan a que la piel luzca con más volumen. Aplica el humectante después de la ducha, cuando la piel está aún húmeda, para una mejor absorción.

  3. Aplica una crema anti-envejecimiento diseñada para la piel del rostro o del cuello sobre tu cuello todas las noches antes de irte a dormir. Elige una crema que contenga ingredientes como retinol, niacina o ácido hialurónico. El retinol o los extractos de plantas ayudar a afirmar la piel flacida. Las cremas con niacina refuerzan la barrera de la piel, mejorando el tono de tu cuello y su textura. El ácido hialurónico atrae la humedad y la encierra en tu piel.

  4. Aplica un suero rico en vitamina C tres veces por semana por la noche. La vitamina C combate los radicales libres que envejecen la piel y ayuda a incrementar la producción de colágeno.

  5. Protege a diario tu cuello con un filtro solar con SPF 30 o más alto. Tu cuello es muy susceptible al daño solar, por lo que es fundamental que uses el filtro solar cada vez que salgas.

  6. Siéntate derecha en una silla, luego inclina tu cabeza hacia atrás para que puedas ver el cieloraso. Estira tu labio inferior hasta que toque el superior lo más que puedas. Mientras lo haces, debes sentir cómo se endurecen los músculos de tu cuello. Sostén esta posición durante 10 segundos, luego afloja. Repite este movimiento 10 veces más. Este ejercicio afirma los músculos del cuello y puede hacer que la zona luzca más tonificada.

  7. Pregúntale a un dermatólogo acerca de los tratamientos láser para mejorar la textura de la piel de tu cuello. Otras opciones incluyen dispositivos con luz o radiofrecuencia para estimular la producción de colágeno. Las inyecciones de toxina botulínica pueden ayudar a aliviar las arrugas verticales.

Consejos y advertencias

  • Puedes ocultar las arrugas del cuello con un bronceador mate que combine bien con tu tono de piel. Usa una brocha grande para polvo para aplicar el bronceador en el centro de tu cuello, desde la clavícula hasta la barbilla.
  • Evita cubrirte el cuello con telas ásperas, como la lana, después de tratar la zona con una crema anti-envejecimiento, pues puede irritarte la piel.

Más galerías de fotos



Escrito por melissa king | Traducido por irene cudich