Cómo mejorar un empeine si eres bailarín

Cuando se trata de mejorar tus pies para la danza, es importante equilibrar la dura realidad con una buena dosis de optimismo. Por un lado, no se puede cambiar lo que la naturaleza te dio. Tu empeine, el arco óseo en la parte superior del pie que se extiende desde el tobillo hasta la base de los dedos del pie, tiene una cierta estructura que no se puede cambiar. Al mismo tiempo hay pasos prácticos que se pueden tomar para mejorar la apariencia de tus empeines y en definitiva, mejorar la línea de tu pierna.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Nivel medio
  • Resistencias planas
  • Bandas potenciadoras de empeine

Instrucciones

  1. Calienta bien tus pies antes de bailar y sé consciente de cómo utilizas tus pies durante la clase. Antes de la clase, haz pequeños saltos alrededor del estudio de danza, trabajando deliberadamente por todas las partes de tus pies. Siente como si estuvieras pelando tus talones, las bolas de tus pies y después los dedos de los pies del piso. Toma conciencia de tus pies contigo mientras te mueves lejos de la barra de ejercicios hacia el centro.

  2. Construye la fuerza en tus pies y tobillos con una banda de resistencia plana. Siéntate en el suelo con las piernas extendidas frente a ti, tus pies flexionados y la columna recta. Pasa el centro de la banda alrededor de la bola de tu pie derecho y tira de los extremos de la banda para que se tense. Lentamente extiende tu tobillo y el pie derecho fuera de la espinilla, presionando tu bola del pie en la banda. Mantenlo brevemente y luego relaja la parte posterior de tu pie hacia tu espinilla. Repite de 10 a 15 veces. Para la segunda fase, mantén el tobillo completamente extendido a medida que flexionas y extiendes sólo los dedos de los pies. Haz de 10 a 15 repeticiones, aislando los dedos de los pies. Repite todo el ejercicio con el pie izquierdo. Realiza ejercicios de banda por lo menos tres veces a la semana para obtener mejores resultados.

  3. Trabaja tus pies en la barra de ballet. Ponte frente a la barra o una barra de cocina y colócate en segunda posición de ballet, con los pies un poco más separados de la anchura de las caderas y dirigidos hacia el exterior. Agarra ligeramente la barra de apoyo. Levántate en las bolas de tus pies, o demi-pointe, con tu peso centrado. Presiona los dedos de tu pie derecho contra el suelo y extiéndelos en una posición de punta, desplazando tu peso ligeramente hacia la izquierda. Cambia el pie derecho a demi-pointe y repite con el pie izquierdo. Balancéate rítmicamente entre tus dos pies manteniendo los tobillos ocupados a medida que trabajas tus dedos del pie contra el suelo.

  4. Continúa de frente a la barra trabajando con los pies juntos en una posición paralela. Dobla las rodillas en demi-plié, eleva los talones del suelo, estira las rodillas y baja los talones. Invierte el orden. Levántate en tus talones, dobla las rodillas, baja los talones y estira las rodillas. Eso es una repetición. Repite 10 a 15 veces, trabajando lenta y deliberadamente. Cuando estés en las bolas de tus pies, mantén tus talones levantados lo más alto posible y tus empeines hacia adelante sobre los dedos de tus pies.

  5. Estira el músculo tibial anterior o los músculos de tu espinilla para aumentar la flexibilidad en la parte delantera de tu tobillo. Párate frente a la barra de ballet con pies juntos y paralelos. Cruza tu pie derecho por encima de tu tobillo izquierdo, apoyando las puntas de los dedos del pie derecho en el suelo. Presiona suavemente con el empeine derecho hacia el suelo estirando la parte superior de la espinilla y el pie derecho. Sostenlo durante 30 segundos, relájate y repite brevemente un máximo de cuatro veces. Cruza el pie izquierdo por encima de tu tobillo derecho y repite el estiramiento para tu empeine izquierdo y espinilla.

  6. Invierte en un par de potenciadores de empeine si todavía no estás satisfecho con el aspecto de tus pies. Estos se deslizan en el pie como un calcetín y tienen una protuberancia hecha de gel que descansa en la parte superior del empeine natural. Ponte un par para dar la ilusión de empeines más altos.

Consejos y advertencias

  • No compares tus propios pies a los pies de tus compañeros. En su lugar, concéntrate en conseguir la mejor y más estética línea posible con el empeine que tienes. Evita arrugar o doblar tus dedos de los pies al final de tu pie. Siempre extiende los dedos de tus pies para dar el pie una línea más larga.
  • No recurras a tácticas extremas tales como forzar tus pies debajo de un sofá o colocar objetos pesados ​​encima de tus empeines, en un esfuerzo para modificarlos. Evita bailar en zapatos de punta gastados con vástagos rotos. Es posible que te guste como se ven tus pies en los zapatos viejos, pero se necesita la estabilidad de un vástago fuerte para evitar lesiones.

Más galerías de fotos



Escrito por judy fisk | Traducido por esther guerrero