Cómo mejorar el contacto visual con un niño pequeño

El contacto visual adecuado desempeña un papel importante en la comunicación no verbal. En los Estados Unidos, un buen contacto visual demuestra confianza en sí mismo, ayuda a comunicar la emoción y deja saber a alguien que estás interesado y pones atención a lo que dice. Al enseñar a los niños cómo hacer un mejor contacto visual, puedes darles las habilidades de comunicación necesarias para construir relaciones saludables.

Razones del poco contacto visual

Los niños pequeños pueden evitar el contacto visual por muchas razones diferentes. Identificar la razón por la cual el niño posee poco poco contacto visual puede ayudar a determinar la mejor manera de mejorarlo. Los niños que se sienten enojados o temerosos pueden exhibir su confusión emocional evitando el contacto visual. El poco contacto visual también es un síntoma de ciertas condiciones como un trastorno, un desorden del proceso sensorial o autismo. En algunos casos, la falta de contacto visual ni siquiera indica un problema. Algunas culturas, como las de Japón y América Latina, les enseñan a los niños a mostrar respeto evitando el contacto visual.

Mejorar contacto visual

Enséñale a tu niño cómo mejorar el contacto visual sirviéndole de modelo. Cuando hables con él o cuando él te hable, asegúrate de mirarlo directamente a los ojos. Si miras la televisión o la computadora mientras hablas con él, puede pensar que no es necesario mirar a la gente a los ojos cuando se comunica. Baja a la altura de sus ojos para que sea más fácil para él hacer contacto visual. Si evita mirar a la gente a los ojos es porque se siente nervioso, de manera que presionarlo para que mejore su contacto visual puede empeorar el problema, haciendo que se sienta cohibido. En lugar de eso, trabaja en el fortalecimiento de su autoestima, describiendo su comportamiento en términos positivos (él es "reservado" en lugar de "tímido") y dale el espacio que necesita para sentirse lo suficientemente cómodo como para hacer un buen contacto visual.

Sobrecarga sensorial

Los niños pequeños con autismo o con Desorden del Proceso Sensorial pueden evitar el contacto con los ojos, en parte, porque se sienten abrumados por los estímulos sensoriales. Encontrar maneras de reducir su sobrecarga sensorial hará que sea más fácil para ellos hacer un buen contacto visual. Habla con un niño autista mientras se balancea. Mientras se divierte, el movimiento de balanceo puede ayudarlo a mirarte a los ojos. Debido a que tu niño puede carecer de las habilidades lingüísticas para decirte cuándo se siente abrumado por los estímulos sensoriales, cambia su entorno si observas señales de que los estímulos de las cosas --como luces fluorescentes o el sonido de los lápices raspando-- están haciéndolo sentir incómodo.

Terapia

En algunos casos, la ayuda terapéutica puede ser necesaria para mejorar el contacto visual de tu niño. Los terapeutas ocupacionales utilizan actividades de juego para enseñarles maneras de responder de forma automática y de manera adecuada a los estímulos sensoriales que les abruma. Si un niño tiene un trastorno de vinculación, puede evitar el contacto visual como una forma de mantener a la gente a distancia. La terapia que ayuda a reconstruir sus lazos con los cuidadores puede ayudarlos a sentirse más cómodos con la conexión emocional generada por mirar a la gente a los ojos.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle johnson | Traducido por mary gomez