Cómo mejorar el consumo de oxígeno al correr

Respirar adecuadamente mientras corres puede ayudarte a aumentar tu resistencia y ofrecer a tus músculos la sangre oxigenada que necesitan para mantenerte corriendo. Al correr, naturalmente inicias respirando de manera más pesada para llevar a tus pulmones más oxígeno. Al tomar control de tu respiración, puedes disfrutar mejor del oxígeno que tomas sin la sensación de pérdida de oxígeno. Los ejercicios de respiración pueden ayudar a enseñarte la manera adecuada de respirar y de adoptar un ritmo cómodo para ayudarte a mantener la óptima ingesta de oxígeno.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Practica la respiración antes de que empieces a correr. Aunque puede parecer tonto ejercitar algo en lo que tu cuerpo hace por instinto, la técnica de respiración adecuada mientras corres puede significar la diferencia entre perder la respiración y correr una gran distancia. Recuéstate en el piso con tus manos sobre tu estómago y respira profundamente. Hazlo de tal manera que tus manos suban y bajen sobre tu vientre. Esto permite que el oxígeno fluya a través de tus pulmones para una óptima entrada de oxígeno.

  2. Inicia tus ejercicios con estiramiento estático. Mientras que el estiramiento tradicional, donde alargas cada grupo muscular importante, es necesario, el estiramiento estático te ayuda a calentar los músculos y a regular tu respiración antes de empezar a correr. También te permite practicar tu ritmo de respiración antes de comenzar. Camina o trota lentamente de 5 a 10 minutos antes de empezar a correr, tomando el tiempo para enfocarte en tu respiración para que sea de manera profunda y exhales de forma controlada.

  3. Respira hacia adentro y exhala usando una cadencia. Una cadencia al correr es un ritmo controlado por conteo de respiraciones. Mientras que algunos corredores prefieren una cadencia impar de dos inspiraciones por dos exhalaciones, otros prefieren inhalar tres veces y exhalar dos. Intenta ambas cadencias y ajusta tu conteo hasta que alcances la que te ayude a sentir control y a que te sientas a gusto mientras corres.

  4. Escucha música mientras corres o cuenta tus pasos para controlar tu cadencia. Al seleccionar la música que tenga la cantidad apropiada de latidos por minuto para tu ritmo al correr, automáticamente tendrás una forma de recordar cuando inhalar y exhalar.

  5. Respira a través de tu nariz y de tu boca, de ser posible. Esto permite mayor ingreso de aire tomando más oxígeno por ambas vías. Si te sientes sin aliento al correr con tu boca cerrada, se debe seguramente a que no estás tomando suficiente oxígeno a través de tu nariz solamente.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por elizabeth garay ruiz