Cómo mejorar la compasión

Ser capaz de entender cómo otras personas se sienten y se preocupan lo suficiente sobre sus sentimientos de querer ayudar es algo que beneficiará a tus hijos a lo largo de sus vidas. Tus palabras y acciones le enseñarán a tus hijos cómo aprender a vivir una vida compasiva, y puedes tomar la acción directa de ayudarlos a mejorar su sentido de la compasión. Sus personalidades compasivas les pueden ayudar a hacer una diferencia en la vida de alguien más.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Muéstrale compasión a tu hijo, aconseja Signe Whitson, una trabajadora social licenciada, que escribe para "Psychology Today". Esto lo puedes hacer de dos formas. La primera es modelando cómo es y actúa una persona compasiva para tu hijo, lo que ayudará a enseñarle qué tipo de conducta es normal y aceptable. La segunda forma es permitiéndole a tu hijo que experimente lo que se siente estar en el extremo que recibe la compasión, lo que puede hacerle entender qué bien se siente. Esto podría inspirarlo a querer ofrecerle a los demás el mismo sentimiento.

  2. Enséñale a tu hijo a no suponer lo peor cuando juzgue las acciones de otras personas. Según Beverly Engel, psicoterapeuta con más de 30 años de experiencia, en un artículo de "Psychology Today", no suponer lo peor sobre la gente es una forma efectiva de mejorar tu compasión. Si uno de los compañeros de clase de tu hijo no lo invitó a la fiesta de cumpleaños y tu hijo supone que es porque no lo quiere, utiliza esto como una oportunidad para explicarle que no es compasivo suponer lo peor. En lugar de ello deberá optar por creer que su compañero simplemente olvidó su invitación o que la misma está accidentalmente pegada a la carpeta de otro compañero. Incluso si ese niño realmente no quiere a tu hijo, suponer lo peor sin estar seguro realmente no muestra compasión.

  3. Prueba con el voluntariado como una forma de mejorar tu propia compasión y la de tu hijo, aconseja Whitson. Las oportunidades de voluntariado apropiadas para la edad son una forma efectiva para enseñarle a tu hijo a que quiera ayudar a los demás. Por ejemplo, llevar la basura de forma voluntaria a un parque estatal o a la ruta. Consulta si el refugio de animales local puede necesitar voluntarios para caminar con los animales que están al cuidado del lugar mientras sus familias están ausentes. Consulta en tu biblioteca para determinar si tu hijo adolescente puede ser voluntario para leer libros a los niños durante una hora de cuentos.

Más galerías de fotos



Escrito por tiffany raiford | Traducido por aldana avale