¿Cómo mejorar el Ashtanga?

El Ashtanga yoga ofrece una alternativa más rápida que el hatha yoga tradicional. Éste estilo de yoga popularizado por K. Pattabhi Jois de Mysore, India, se enfoca en encadenar poderosas posturas secuenciales. Ashtanga algunas veces presenta un reto para los principiantes así que no hay boleto mágico para perfeccionar tu forma. Puedes de todas formas mantener en mente un puñado de consejos simples, casi universales para lenta y constantemente perfeccionar tu práctica de ashtanga.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Cuida tu vientre. Evita consumir alimentos cerca de tres o cuatro horas antes de tu práctica de ashtanga y deja una hora o dos entre aperitivos y el yoga. De la misma forma siempre comienza con una vejiga vacía. Tan simples como suenan estos consejos un estómago vacío puede ayudarte a mejorar tu flexibilidad y ligereza en el tapete.

  2. Relajate. El ritmo característico de Ashtanga y el centrarse en posturas conectadas puede parecer intimidante al principio pero el estrés y el nerviosismo solo lastimarán tu forma. Antes de empezar tu práctica identifica mentalmente cualquier tensión en tu cuerpo y permite que esas zonas de tensión se relajen. Mantén los músculos de tu cara relajados y tu boca floja a través de tu práctica para prevenir que la tensión se disperse al resto de tu cuerpo.

  3. Enfócate en la respiración: Las asanas, series de poses fundamentales para la práctica del ashtanga, dependen de la respiración adecuada. Inhala y exhala profundamente por la boca, tomando respiros fuertes y constantes que puedas escuchar entrando y saliendo. Llena tus pulmones con cada inhalación, siente el diafragma de tu pecho expandiéndose y exhala lentamente. Ésta técnica te ayuda a relajarte y pone tu atención exclusivamente en tu cuerpo.

  4. Conoce y practica Drishti adecuadamente, una técnica de mirada en yoga ashtanga. Para cada posición de ashtanga existe una mirada apropiada, típicamente hacia abajo de tu nariz, entre tus cejas o en una parte específica de tu cuerpo. Aprende el punto de mirada para cada posición, no tengas miedo de preguntar a tu instructor, y enfócate en mejorar tu postura y tu atención.

Consejos y advertencias

  • Tradicionalmente, los practicantes de ashtanga toman un día de descanso los Sábados y en luna llena y luna nueva. Las mujeres también descansas durante los primeros tres días de la menstruación. Usa estas oportunidades como un momento para relajarte y refrescarte antes de que reanudes la práctica de ashtanga.
  • Disfruta tu práctica en lugar de criticarte constantemente. La mejoría de las formas vendrá con el tiempo pero te perderás de los elementos espirituales de relajación de ashtanga si te enfocas en el estrés.

Más galerías de fotos



Escrito por dan ketchum | Traducido por esther guerrero