¿Cómo mejoran los probióticos el sistema inmunológico?

Los probióticos son bacterias beneficiosas que habitan en el tracto gastrointestinal de los seres humanos. El consumo de probióticos, a través de suplementos o dieta, se ha relacionado con una gran variedad de beneficios, tales como la mejora de tu salud digestiva, la protección de enfermedades y la reconstrucción de tu sistema inmunológico, especialmente después de un tratamiento con antibióticos que matan a todas las formas de bacterias .

¿Qué son los probióticos?

Tu sistema digestivo contiene más de 400 tipos de bacterias, según el National Center for Biotechnology Information. Un estudio publicado por el National Institute of Health sobre los probióticos y la terapia de la nutrición sugiere que las dos principales cepas probióticas, Lactobacillus y Bifidobacterium, ayudan a la digestión, mientras que las L. acidophilus y L. casei ayudan a proteger al sistema inmunológico. Estos probióticos viven naturalmente en el sistema digestivo, desde la boca hasta el ano.

Mejora tu salud digestiva e inmunidad

Los probióticos mantienen el orden en tu sistema digestivo previniendo la multiplicación de las bacterias dañinas. Cuando te alimentas, es inevitable que las toxinas y los virus entren junto con las vitaminas y minerales que trabajan para alimentar a tu cuerpo. Los estudios sugieren que los probióticos pueden ayudar en el tratamiento de muchos trastornos gastrointestinales, incluyendo la gastroenteritis, la diarrea, el síndrome del intestino irritable y la enfermedad inflamatoria del intestino. Además, los probióticos desplazan a las bacterias dañinas que entran en el intestino delgado antes de que puedan afianzarse en tu sistema y causar daño. Un estudio publicado por el National Institute of Health encontró que los niños sanos de entre 1 y 6 años que bebieron leche probiótica tuvieron significativamente menos resfriados.

Manteniendo un equilibrio saludable

Si alguna vez has tenido una infección por levaduras después de terminar una dosis de antibióticos, lo más probable es que las bacterias buenas, junto con las dañinas, hayan sido eliminadas por el antibiótico. Según los resultados publicados por la University of Pennsylvania Health System Perelman School of Medicine, las bacterias buenas en el intestino mantienen preparado al sistema inmunológico para luchar contra la infección causada por bacterias tóxicas. El estudio encontró que la ingesta de antibióticos durante un período prolongado de tiempo altera el equilibrio de las bacterias buenas, lo cual permite que otros microbios, tales como la levadura, prosperen y causen una infección secundaria. Complementar tu sistema con las bacterias buenas ayuda a reconstruir y restaurar la inmunidad más rápidamente.

Fuentes de ingesta de probióticos

Los suplementos dietéticos, alimentos fermentados y productos lácteos cultivados que se enriquecen con lactobacillus son una gran fuente de probióticos. Sin embargo, un estudio publicado sobre los probióticos y la terapia de nutrición médica sugiere que, si bien el consumo de alimentos como el yogur, suero de leche y sopa de miso, aumenta las bacterias beneficiosas, no es suficiente para abastecer a las altas dosis de probióticos necesarios para lograr el equilibrio microbiano en el intestino. Esto, normalmente, requiere altas dosis de suplementos que no se encuentran normalmente en los alimentos.

Más galerías de fotos



Escrito por rhonda alexander, ms, ma, cft | Traducido por gloria soto