Mejora la tensión en el pecho con yoga

La tensión en el pecho puede ser el síntoma de un sinnúmero de cosas. Incluso algo tan cotidiano como trabajar todo el día frente a un escritorio, o algo tan peligroso como un infarto al corazón. Lo mejor que cuando tengas algún tipo de dolor en el pecho lo comentes con tu doctor para así prevenir cualquier posible problema de salud. Si las principales causas son el estrés, una mala postura la ansiedad o falta de estiramiento, practicar yoga puede ayudarte a librarte del dolor en el pecho. Solo hay que hacer una rutina diaria y un par de estiramientos.

Gato y Vaca

La posición Gato y Vaca es una posición básica y resulta muy adecuada para la mayoría de los principiantes. Colócate en cuatro puntos con las manos directamente debajo de los hombros y las rodillas ligeramente detrás de la cadera. Si sientes dolor en la rodilla o alguna incomodidad, puedes colocar almohadas o cobijas para amortiguar. Al inhalar, suelta el estómago hacia el piso al tiempo que giras los hombros, la cabeza y el pecho hacia el cielo. Siente el estiramiento junto a la parte superior del pecho mientras inhalas larga y profundamente. Al exhalar, jala tu estómago hacia tu columna y gira los hombros, la cabeza y el pecho hacía tu cuerpo. Repite este estiramiento varias veces, une tu respiración a tus movimientos.

El camello

Existen muchas variantes de la posición del camello que realizan todos los estudiantes de yoga. Una versión muy común requiere de una silla plegable. Inicia de rodillas (con almohadillas, si te sientes incomoda). Gira tus hombros hacia afuera y saca el pecho. Coloca las manos en la espalda baja para darte apoyo y dobla ligeramente mirando al cielo. Si sientes plenamente el movimiento, mantén la posición. Para aumentar la dificultad, coloca ambas manos detrás de ti en el asiento de la silla plegable, con los dedos hacia ti. Imagina que hay un hilo unido a tu corazón que jala tu pecho hacia el techo.

La Cobra

La pose de la Cobra se considera una posición muy elemental y con frecuencia se realiza con un saludo hacia el sol. Para practicar esta posición, recuéstate boca bajo. Coloca el empeine de tus pies en el piso y las palmas de las manos a tus costados con los dedos hacia arriba. Presiona las palmas hacia el piso mientras estiras los hombros. Al inhalar, gira el pecho hacia arriba. Al exhalar, empuja la espalda baja hacia el piso. Continúa esta serie de movimientos, uniéndolos a tu respiración con cada movimiento.

Corazón abierto

Este ejercicio es una posición de yoga pasiva que se considera parte del yoga Yin. En el yoga Yin, debes mantener, hasta por cinco minutos, estiramientos pasivos para lograr estirar a profundidad el tejido conectivo y la superficie del músculo y el hueso. Practica esta posición al final de tus series, después de haber calentado el pecho y los músculos junto a las costillas. Coloca un soporte para yoga, cubre el piso con almohadas o cojines. Recuéstate sobre la espalda sobre los aditamentos con las almohadas paralelas a tu espalda. Asegúrate de apoyar tanto la cabeza como el pecho, pero mantén la cadera y la espalda baja fuera del contacto con tus aditamentos. Coloca los brazos a tus costados con las palmas hacia arriba. Cierra los ojos y respira profundamente por cinco minutos.

Más galerías de fotos



Escrito por nicole carlin | Traducido por ricardo frot