Mejora de ejercicios de salto para niños

Los saltos verticales de los niños son una medida de cuán alto pueden saltar. Un impresionante salto vertical puede ser una ventaja en algunos deportes como el baloncesto, un juego en el que la capacidad de saltar alto puede ayudar a un jugador a obtener rebotes o bloquear los tiros del equipo contrario. Los niños pueden mejorar su salto vertical con ejercicios simples que también pueden ser divertidos.

Saltar la cuerda


Además de divertido es una muy buena manera de ejercitar a los pequeños.

Los niños pueden mejorar su capacidad de salto mediante el ejercicio con una cuerda de saltar. Es divertido saltar en las formas en las que se puede utilizar una cuerda de saltar, tales como variar el ritmo de la cuerda de lento a rápido, o un niño puede intentar imitar el ritmo de otro niño, quien intenta ser perturbador. Los niños pueden saltar la cuerda hacia atrás y tratar de hacer dos saltos para cada paso de la cuerda debajo de sus pies. También pueden hacer pequeños movimientos de salto en vez de saltar muy alto.

Trampolín


La idea es que practiquen sus saltos y además se diviertan, puedes hacer uso de su música preferida.

El trampolín no tiene que ser de gran tamaño para que los niños mejoren su capacidad de salto practicando en uno, un mini trampolín también funciona. Si no existe ningún trampolín, un viejo colchón también se puede utilizar. Los niños practican sus saltos en el trampolín para ver qué tan alto pueden subir. Pueden cantar mientras saltan al ritmo de una canción. Los niños más pequeños pueden practicar contando el número de saltos en la cama elástica. Una radio portátil puede proporcionar un gusto musical para que los niños salten a ese ritmo.

Saltos laterales


Este ejercicio les desarrolla los músculos utilizados al saltar.

Este ejercicio se asemeja a los movimientos de un patinador de velocidad debido a los movimientos de lado a lado. Dos objetivos, que pueden ser conos de tráfico o algún otro marcador visual, se colocan al lado. Deben estar a unos dos pies de distancia, dependiendo de la edad y del tamaño de los niños. Los niños detrás del primer cono o marcador saltan lateralmente detrás de la segunda marca y aterrizan en un solo pie. Tan pronto como sea posible, saltan al cono o marcador original, otra vez aterrizando en un pie. Este salto de lado a lado puede repetirse durante 30 segundos, seguido por un período de descanso de 30 segundos. Tres series de este ejercicio ayudarán a los niños a desarrollar los músculos usados en el salto de obstáculos.

Más galerías de fotos



Escrito por doug hewitt | Traducido por maricela guillen