¿Es mejor hacer yoga en la noche o temprano en la mañana?

Si eres una persona que se despierta al amanecer o un ave nocturna, la buena noticia acerca del yoga es que puedes hacerlo en cualquier momento que desees. Según Mary Pullig Schatz, autora del libro "Fundamentos del cuidado de la espalda: Programa de Yoga suave de un médico para el alivio del dolor de espalda y cuello", el mejor momento para practicar yoga es aquel que funcione mejor para ti. Incluso puedes hacer las dos cosas: una práctica activa para que empezar el día en la mañana y algunas poses reconstituyentes y tranquilizantes para relajarte por la noche.

Elegir cuál es el mejor momento

Experimenta para averiguar qué momento realmente funciona mejor para tu propio ritmo natural. Tal vez una práctica matutina puede inspirarte a despertarte antes o una práctica por la tarde puede ayudarte a dormir mejor. Puede que incluso prefieras la tarde, si ese es el momento en que te encuentra más apto durante el día. Toma cinco o 10 minutos de práctica en tu escritorio en el trabajo. Lo más importante es encontrar el momento y apegarte al ritual que elijas.

Beneficios de la mañana

Una práctica de yoga por la mañana te despierta, estira los músculos rígidos que no has usado toda la noche, acelera la circulación, y desata un sudor saludable antes de tu ducha de la mañana y el desayuno. Para un régimen energizante, practica saludos al sol, que incluyen doblarse hacia adelante, ponerse en cuatro patas, recostarse (plank), hacer la cobra y practicar estocadas (lunges). Los saludos al sol hacen que el corazón bombee, abre los pulmones y despierta los músculos cansados. Añade otras poses energizantes también. Las posturas de pie te mantienen conectado a tierra, doblarte hacia atrás te energiza, los giros son desintoxicantes y las poses de equilibrio ayudan a aumentar tu concentración.

Beneficios de la noche

Algunas personas encuentran que el ejercicio de la noche puede ser muy estimulante y los mantiene despiertos. En ese caso, elige las poses más relajantes, y tranquilizantes para prepararte para una buena noche de sueño. Prueba inclinarte hacia y hacia atrás para neutralizar la columna vertebral, la pose reclinada en ángulo con cojines y una almohada para eliminar el estrés, girar sentado para desintoxicar y la postura del niño para finalizar. Concéntrate en tu respiración y exhala el doble de tiempo que inhalas para entrar en el modo de relajación profunda.

Transiciones

Ya sea que estés practicando en la mañana o en la noche, termina siempre con un mínimo de cinco minutos de savasana o pose de cadáver, para que tu cuerpo y mente pueden obtener tanto la relajación como el rejuvenecimiento del yoga. Savasana crea una cómoda transición pacífica entre tu práctica y tu día o tu tiempo de sueño.

Más galerías de fotos



Escrito por lorraine shea | Traducido por natalia pérez