El mejor tratamiento para manos secas y agrietadas

Durante los meses de invierno, la baja humedad y el calor interno causan estragos en las manos. Las manos secas y agrietadas son ásperas, rojas y menos suaves en apariencia que las manos saludables. Las manos secas también duelen, causando grietas, descamación, enrojecimiento y sensibilidad. Para aliviar el problema, compra una crema humectante para manos o haz una por tu cuenta.

Ayuda casera

Es fácil batir tu propio humectante de manos. Derrite 1/2 taza de manteca de karité a baño maría y añade 3 cucharadas de aceite de coco y de oliva a la manteca a un menor calor, revolviendo hasta que se derrita. Bate con un batidor hasta que esté suave, añadiendo unas gotas de tu aceite esencial favorito a último minuto. Almacena en un tarro y etiquétalo. Si no tienes ganas de calentar la cocina, puedes usar la manteca de karité, el aceite de oliva o el de coco por sí solos sobre las manos secas y agrietadas.

Compra tu humectante

Las lociones compradas también funcionan. Compra una con emolientes, como lanolina, manteca de karité, dimeticona o manteca de cacao y humectantes, como ácido láctico, glicerina, aloe o urea. El emoliente actúa como un lubricante y llena las grietas de la piel y el humectante absorbe la humedad del aire, aumentando el contenido de humectación. A manos más secas, más espeso debe ser el humectante. Puedes comprar pequeños contenedores de muchos humectantes; busca cuál es el mejor para tu piel.

Guantes para dormir

Aunque siempre debes proteger tus manos con guantes en el frío invierno o cuando haces tareas domésticas, también debes usarlos cuando duermes si tus manos están completamente secas y agrietadas. Sólo aplica tu crema hidratante espesa hecha en casa o la comprada en tus manos antes de ir a dormir y ponte un par de guantes de algodón. Estarás sorprendida de ver cuán efectivo es el tratamiento después de unas cuantas noches.

Más galerías de fotos



Escrito por candice mancini | Traducido por nuria banus