El mejor suplemento para la osteoporosis

La osteoporosis se caracteriza por huesos que se vuelven progresivamente débiles y quebradizos. La palabra "osteoporosis" significa "huesos porosos". Aunque la mayoría de los estadounidenses pueden evitar la osteoporosis mediante el ejercicio y el consumo de una dieta equilibrada, los suplementos también pueden desempeñar un papel en el tratamiento y prevención. Entre los mejores suplementos para el control de la osteoporosis se encuentran el calcio, la vitamina D, los ácidos grasos omega 3 y la vitamina K.

Antecedentes

El National Institutes of Health informa que alrededor de 34 millones de estadounidenses tienen osteoporosis y 18 millones están en riesgo de contraerla. Una de cada dos mujeres y uno de cada cuatro hombres, mayores de 50 años, experimentará una fractura ósea relacionada con la osteoporosis. Se la conoce como una enfermedad silenciosa, ya que puede progresar con pocos o ningún síntoma. A medida que envejeces el cuerpo reemplaza más lentamente la masa ósea perdida, lo que puede conducir a una pérdida neta de masa ósea total. Otras causas de osteoporosis pueden incluir el alcoholismo, la artritis reumatoide, la insuficiencia renal, la anorexia y las deficiencias de vitaminas y minerales, especialmente calcio, vitaminas D, A y K y magnesio.

Calcio y vitamina D

El National Institutes of Health señala que el calcio y la vitamina D, cuando se suplementan en conjunto, en los adultos mayores han demostrado reducir las caídas y las fracturas relacionadas con la osteoporosis. Cuando la ingesta de calcio es baja, el cuerpo utiliza el calcio almacenado en la masa ósea, lo que conduce a la degradación ósea. La vitamina D es importante porque es necesaria para la absorción de calcio. El National Institutes of Health Osteoporosis y el Related Bone Diseases National Resource Center señalan que el calcio se absorbe mejor cuando se toma en pequeñas dosis de 500 miligramos o menos, distribuidos a lo largo del día. La vitamina D se debe consumir en dosis de no más de 4.000 UI por día, de acuerdo con el Institute of Medicine.

Ácidos grasos omega 3

El University Of Maryland Medical Center señala que los ácidos grasos omega 3 pueden ser capaces de mejorar la osteoporosis aumentando la absorción del calcio y la resistencia ósea. Un documento de 2012 publicado en el "British Journal of Nutrition" señaló que cuatro estudios encontraron que los ácidos grasos omega 3 tienen un efecto positivo sobre la densidad mineral ósea. El estudio también señaló que los efectos de los ácidos grasos omega 3 pueden mejorar si se toma con calcio. El UMMC señala que 4 gramos de aceite de pescado, fuente de omega 3, por día puede ayudar a aumentar la masa ósea.

Vitamina K

Si bien la vitamina K es un nutriente más conocido por su papel en la coagulación de la sangre, un estudio en el 2007 publicado en "Nutrition in Clinical Practice" señala que podría tener un posible papel en el metabolismo óseo y la prevención de la osteoporosis. Otro estudio en la "American Journal of Health-System Pharmacy" tiene resultados similares, también haciendo hincapié en la importancia de la vitamina K en la salud ósea y la baja incidencia de efectos secundarios resultantes de la suplementación. La vitamina K, que puede ayudar a que el calcio se una a los huesos, se puede administrar en cantidades entre 150 y 500 microgramos, de acuerdo con el UMMC. Las fuentes dietéticas de vitamina K incluyen verduras de hojas verdes y productos lácteos.

Recomendaciones

Debido a que el suministro de calcio a los huesos es clave en la detención de la osteoporosis, el calcio es el nutriente más importante para las personas que padecen de la enfermedad. La vitamina D, los ácidos grasos omega 3 y la vitamina K mejoran la utilización del calcio corporal. De estos tres, la vitamina D puede ser la más eficaz en este papel, por lo que comúnmente se administra junto con calcio. Uno de los mejores suplementos para la osteoporosis es probablemente a través de cantidades adecuadas de calcio y vitamina D.

Más galerías de fotos



Escrito por clay mcnight | Traducido por sofía bottinelli