El mejor plan de comidas para un metabolismo rápido

Un metabolismo más rápido es un signo de buena salud. De acuerdo con el American Council on Exercise, un metabolismo más rápido puede ayudar a promover la pérdida de peso y a mantener un cuerpo saludable, transformando la grasa corporal en masa magra. El truco para mantener tu metabolismo alto es ser consistente y comer comidas más pequeñas, más saludables y con más frecuencia durante el día. Esto te puede ayudar a evitar comer en exceso y a que le proporciones a tu cuerpo un flujo constante de energía. Antes de comenzar cualquier programa de dieta, siempre consulta a tu médico.

Comidas frecuentes

Para aumentar la eficiencia de tu metabolismo, debes comer con frecuencia. Cuando ingieres una o dos comidas al día, el excesivo tiempo entre las comidas hace que tu cuerpo funcione con menos energía, lo que puede lentificar tu metabolismo. Cuando comes cada dos o tres horas, tu sistema digestivo trabaja constantemente para descomponer los alimentos, lo que mantiene tu metabolismo alto.

Porciones más pequeñas

Comer con frecuencia significa también que debes comer porciones más pequeñas. Según el American College of Sports Medicine, cuando comes demasiado en una misma comida, tu cuerpo no puede procesar el exceso de calorías y, como resultado, da rienda suelta a un aumento de insulina en un intento de librarse del exceso de azúcar en el torrente sanguíneo. Esto puede conducir a la acumulación de grasa y a una lentificación del metabolismo. Comer porciones más pequeñas puede evitar que comas en exceso y te ayuda a protegerte de una falla del metabolismo después de un pico de insulina. Tu régimen alimentario debe incluir proteínas y carbohidratos complejos en cada comida.

Tipos de alimentos

Tu plan de comidas debe incluir alimentos que sean saludables y promuevan un metabolismo rápido. La proteína es esencial porque ayuda a construir y mantener la masa muscular magra, que requiere más energía para mantenerse y puede ayudar a aumentar el metabolismo. Son buenas fuentes de proteína los huevos, la carne de pavo magra, las legumbres, el pescado y el pollo. Los carbohidratos complejos, como las frutas, las verduras y la avena, contienen fibra, que ayuda a mantener el azúcar en la sangre estable y que tu sistema digestivo funcione durante más tiempo. Las grasas saludables son importantes para la producción y mantenimiento de las hormonas, como la testosterona. Las hormonas ayudan a mantener la masa muscular. El aceite de oliva, el aceite de semilla de lino, el aguacate y la mantequilla de maní son buenas fuentes de grasas saludables.

Cantidades de calorías

Para hacer que tu plan de comidas sea fácil de seguir, intenta visualizar el tamaño de las porciones en función del tipo de alimento que ingieres. Por ejemplo, recuerda que cada porción de hidratos de carbono complejos y de proteínas debe ser más o menos del tamaño de una baraja de cartas. Las grasas saludables deben tener el tamaño de tres tapas de botellas de agua. Visualizar el tamaño de las porciones hace que sea más fácil controlar tus porciones y ponerlas en práctica, por lo que no será necesario que cuentes las calorías. Puedes ser creativo con tus comidas, siempre y cuando te atengas a los alimentos mencionados y a otras alternativas saludables. Evita agregar sal o azúcar a las comidas, como también los alimentos muy procesados, ​​como los cereales y las comidas congeladas. Siguiendo estas sencillas pautas puedes mejorar drásticamente tu eficiencia metabólica.

Más galerías de fotos



Escrito por antonius ortega | Traducido por anibal julian barbosa