El mejor método para cocinar muslos de pollo

Escrito por michelle powell-smith | Traducido por marcela carniglia
Los muslos a menudo son el corte más jugoso del pollo.

Los muslos de pollo son asequibles, sabrosos y húmedos. Aunque puedes freírlos o asarlos a la parrilla, asarlos a temperatura elevada es una opción de preparación relativamente rápida, ligera y deliciosa. Mantenlos simple u opta por una sabrosa marinada. Sirve los muslos de pollo asados con tus platos favoritos o desmenuza la carne para tacos, sopas o guisados. Incluso puedes asar papas y vegetales junto con el pollo para un plato único que tu familia adorará.

Precalienta el horno a 450 grados Fahrenheit.

Retira los muslos de pollo del refrigerador y sécalos con toallas de papel.

Sazona cada muslo generosamente con sal y pimienta.

Coloca los muslos de pollo, con la piel hacia arriba, en una placa para horno con borde o bandeja.

Pincela el pollo con aceite de oliva o con tu aceite favorito en base a salsa. Prueba una combinación con salsa de soja, jengibre (ginger) y aceite de sésamo, aceite de oliva, chile (chili) en polvo y jugo de lima o mantequilla, mostaza y miel.

Asa el pollo durante 10 minutos en el horno precalentado, girándolo y bañándolo con la salsa o el aceite de oliva. Hornéalo durante 10 minutos adicionales, luego gíralo de nuevo y baña el lado de la piel con salsa o aceite una vez más. Cocínalo durante 5 minutos más. Comprueba la temperatura del pollo con un termómetro para carne de lectura instantánea. Debería ser de 160 grados Fahrenheit.

Consejo

Si quieres agregar vegetales, colócalos alrededor del pollo. Cocina o precocina los vegetales, como patatas.