La mejor maquina ejercitadora adelgazadora de muslos

Las máquinas de ejercicio vienen en muchas formas, tamaños y formas, y están diseñadas para trabajar todas las partes del cuerpo. Cuando los muslos delgados son tú objetivo, es necesario centrar la atención en el ejercicio cardiovascular. Esto se lleva a cabo en un movimiento repetitivo durante un período prolongado de tiempo. Elije una máquina que te guste para estar motivado.

Teoría de reducción de punto


Para crear verdaderamente muslos más delgados, es necesario utilizar una máquina cardiovascular.

Es acogedor sentarse en una prensa de piernas o en una máquina de extensión de piernas y hacer muchas repeticiones para perder peso en los muslos. De acuerdo con el American Council on Exercise, la idea de que puedas perder peso en un área específica es errónea. Esto se conoce en la industria del fitness como la reducción de un punto. Para crear verdaderamente muslos más delgados, es necesario utilizar una máquina cardiovascular. Elegir la mejor para ti depende de tus intereses personales. Un buen comienzo es elegir una maquina que implique el movimiento de los muslos. Las cintas para correr, elípticas, bicicletas estáticas y remeros son unos ejemplos. Con la excepción de la cinta de correr, estas también son máquinas de bajo impacto.

Anatomía de los muslos


Tú objetivo con una máquina de cardio es involucrar estos músculos de una manera continua.

Los muslos tienen dos músculos principales conocidos como los cuádriceps y los tendones de la corva. Los cuádriceps están en el frente y los músculos isquiotibiales se encuentran en la parte posterior. Tú objetivo con una máquina de cardio es involucrar estos músculos de una manera continua. Toma una bicicleta de ejercicio, por ejemplo. Cada vez que la rodilla se extiende y el muslo se mueve hacia arriba, se trabajan los cuádriceps. Cuando flexionas la rodilla, se trabajan los isquiotibiales. Esto hace que quemes calorías y tonifiques los músculos, lo que le dará a tus muslos un aspecto más delgado.

Duración del entrenamiento


Independientemente de la máquina de cardio que elijas, necesitas ejercitar constantemente y con regularidad para obtener resultados positivos.

Independientemente de la máquina de cardio que elijas, necesitas ejercitar constantemente y con regularidad para obtener resultados positivos. Según las pautas del Colegio Americano para el ejercicio de la Medicina Deportiva, te puede tomar más de 60 minutos de actividad realizada por cinco días a la semana para lograr la pérdida de peso. Comienza tus entrenamientos con un calentamiento ligero, luego aumenta tú ritmo a un punto en el que respires pesadamente y sudes. Permanece en este ritmo durante el resto de tú entrenamiento. Si no tienes tiempo para hacer una sesión de ejercicios larga, haz el ejercicio más de una vez al día .

Intensidad


Las máquinas de cardio te dan varias características para elegir.

Las máquinas de cardio te dan varias características para elegir. Una cinta para correr por ejemplo, tiene las características de velocidad y la inclinación. Mediante la incorporación de éstos en tus entrenamientos, puedes realizar intervalos y aumentar tú gasto calórico. Comienza por caminar a paso rápido durante cinco a 10 minutos para calentar. Entonces, aumenta la velocidad y la inclinación y la duración a 20 segundos. Reduce la velocidad o la inclinación durante 40 segundos y continua para rebotar hacia atrás y adelante por el resto de tú entrenamiento.

Dieta


Para promover aún más la pérdida de peso, reduce tus calorías diarias.

El uso de una máquina de ejercicio es sólo una parte de la solución cuando se trata de la obtención de unos muslos delgados. También hay que tomar en cuenta tú dieta. Si comes patatas fritas de queso perpetuamente, salchichas y sándwiches submarinos de albóndigas, tú derrotaras a tus esfuerzos de ejercicio. Sigue una dieta que sea alta en alimentos ricos en nutrientes y baja en grasas saturadas, azúcar y sodio. Para promover aún más la pérdida de peso, reduce tus calorías diarias.

Más galerías de fotos



Escrito por kevin rail | Traducido por gabriela martinez