La mejor manera de bajar de peso en dos semanas

Si estás considerando medidas drásticas como una dieta acelerada para bajar de peso rápidamente, reconsidéralo. Las dietas demasiado restrictivas que te obligan a eliminar grupos enteros de alimentos son peligrosas para tu salud y retrasan tu metabolismo. El peso que se pierde es principalmente el peso del agua, que recuperarás rápidamente de nuevo. Para la pérdida de peso permanente, un enfoque sensato y seguro que te permita cambiar tu estilo de vida en el largo plazo es lo mejor. Dentro de dos semanas, podrás ver resultados significativos.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Gasta entre 500 y 1.000 calorías cada día para perder 1 a 2 libras por semana ya que 1 libra de grasa contiene 3.500 calorías. Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CCPE), se trata de una tasa de pérdida de peso fácil de mantener que puede resultar en la pérdida de peso duradera.

  2. Cambia tu dieta y hábitos alimenticios para que consumas menos calorías y contribuyas a tu déficit calórico diario. Come alimentos ricos en fibra que satisfagan para que sea menos probable que consumas demasiadas calorías. Incluye verduras, granos enteros y frijoles en tu dieta. Reemplaza los alimentos altos en calorías con alimentos bajos en calorías. Por ejemplo, en lugar de papas fritas o helados, come zanahorias o fresas. Usa platos y vasos más pequeños para que tus porciones también lo sean y contengan menos calorías.

  3. Realiza al menos 150 minutos de ejercicio cardiovascular semanal, según lo recomendado por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU.. Anda en bicicleta, juega un partido de dobles de tenis o camina rápidamente. Mantener un ritmo moderado durante el cual puedas hablar, pero no cantar. Cuando te siente cómodo con este ritmo de ejercicio, poco a poco aumenta la duración del entrenamiento a 300 minutos por semana para quemar más calorías y disfrutar de más beneficios para la salud.

  4. Incorpora el entrenamiento de resistencia en al menos dos días de la semana. Realiza ejercicios para fortalecer los músculos que ayuden a mantener y aumentar el tejido muscular. Cuanta más masa muscular tengas, más alta será tu quema de calorías, ya que el entrenamiento de fuerza puede acelerar tu metabolismo en un 15 por ciento, según el CDC. Completa ocho a doce repeticiones de cada ejercicio, y utiliza el peso suficiente para que no puedas hacer otra repetición después de terminar la última. Usa máquinas de pesas, pesas libres o en tu peso corporal para la resistencia, y apunta a todos los grupos musculares principales.

  5. Reduce el estrés en tu vida para evitar que tu cuerpo produzca un exceso de cortisol, una hormona del estrés que provoca antojos de alimentos grasos o azucarados difíciles de resistir, que pueden hacer que aumentes de peso, especialmente alrededor de la cintura. Respira profundamente, relájate, medita o practica yoga o tai chi para manejar el estrés en tu vida.

  6. Duerme durante unas ocho horas en la noche, porque de acuerdo con la Escuela de Medicina de Harvard, la privación del sueño se asocia con el aumento de peso. Altera las hormonas que controlan el hambre por lo que comes más y te deja cansado y sin energía para hacer ejercicio. Además, estás menos alerta y productivo durante tus horas de vigilia.

Consejos y advertencias

  • Consulta a un médico antes de comenzar una dieta y rutina de ejercicios, especialmente si has estado inactivo o tienes una lesión o condición médica.

Más galerías de fotos



Escrito por kimberly caines | Traducido por natalia pérez