¿Cuál es la mejor manera de perder peso y ponerse en forma en 30 días?

Treinta días para perder peso es una gran tarea que requiere tiempo, esfuerzo y planeación. Sin embargo, no es imposible y no tiene que ser arduo. Puedes lograr los resultados que buscas siguiendo un programa de ejercicio y nutrición bien diseñado, complementado con hidratación, estiramientos y recuperación adecuada.

Come limpio

Ningún plan para perder peso puede tener éxito sin enfocarse de manera primordial en comer saludablemente, y la sencillez ayuda al éxito. Elige alimentos de los pasillos exteriores de tu tienda de comestibles, que son los enteros, naturales y sin procesar, y evita la comida chatarra y los dulces. Basa tu alimentación en proteínas de calidad, grasas saludables, como las que contienen los aguacates y el aceite de oliva, y frutas y verduras. ¡No pienses demasiado en eso! Una buena regla para comer saludable es la siguiente: si tiene más de cinco ingredientes, o si no puedes ni pronunciar la mayoría de ellos, evítalo.

Comprométete a hacer ejercicio por 30 días


Aparta tiempo para tu entrenamiento y cúmplelo

La consistencia es más de la mitad de la batalla por perder peso. Destina el tiempo suficiente cada semana para completar cuatro o cinco entrenamientos que de verdad sean un reto, cada uno de hasta una hora, y no faltes a ninguna sesión. La duración y la dificultad dependerán de tu nivel de condición física, pero debes terminar cansada, sudorosa y quizá estar algo adolorida al día siguiente. Tal vez quieras tener un "descanso activo", como caminar, o hacer yoga, o andar en bicicleta tranquilamente en los dos o tres días restantes de la semana para estar activa sin darle demasiado estrés a tu cuerpo.

Formas de sudar


Tu plan de 30 días debe incluir entrenamiento cardiovascular y de fuerza.

Cuando se trata de hacer ejercicio, la variedad es la reina: reta a tu cuerpo y evita el aburrimiento. Combina trabajo de cardio, como correr, andar en bicicleta o nadar, con ejercicios de fuerza, como hacer sentadillas, medias sentadillas, abdominales y flexiones. Una vez que cuentes con una base sólida, o si ya estás en forma, agrega ejercicios más complejos con pesas tradicionales, pesas rusas y mancuernas. Las clases de baile, las actividades al aire libre, jugar tenis y remar también son excelentes maneras de ejercitarse. No importa qué prefieras, estos 30 días dedícalos consistentemente a retarte a ti misma.

Recuperación inteligente


La hidratación y el estiramiento son herramientas de recuperación básicas.

Un mes de ejercicios fuertes puede agotar tu organismo, en especial si no te ejercitabas con regularidad. Hidratarte adecuadamente antes, durante y después de los entrenamientos ayuda a la circulación de los líquidos, vitaminas y minerales necesarios. Después de un entrenamiento, pueden obtener un gran aumento de electrolitos sin los endulzantes que normalmente tienen las bebidas deportivas comerciales, solo agrega jugo de lima o de limón a tu agua. Estirarte después de cada sesión también ayuda a tus músculos a recuperarse, lo que te permitirá dar un mayor esfuerzo la próxima vez que vayas al gimnasio.

Más galerías de fotos



Escrito por alison mcconnell | Traducido por carmen maria garcia