¿Cuál es la mejor manera de perder grasa del pecho y grasa abdominal?

No importa cuántos presses de pecho y abdominales realices, la grasa en tu pecho y alrededor de tu cintura no desaparece. Esto es porque la reducción localizada de grasa es un mito. Los ejercicios localizados únicamente fortalecen los músculos que están debajo de la grasa. Para reducir la grasa en ciertas áreas problemáticas, se requiere una estrategia para el cuerpo completo. Esto significa seguir una dieta equilibrada y realizar rutinas de ejercicio de manera regular.

Haz un seguimiento de tu consumo calórico

Para perder grasa del cuerpo, debes gastar calorías haciendo ejercicio de manera regular y comiendo pocas calorías. Cuando lo hagas de manera consciente, conseguirás un déficit calórico. El National Heart, Lung and Blood Institute recomienda evitar pérdidas de peso mayores a 2 libras por semana por seguridad. Hay 3.500 calorías en 1 libra de grasa, así que puedes lograrlo si consigues un déficit de 1.000 calorías al día.

Suda las libras de más

Para perder peso, realiza ejercicio cardiovascular por varios días; perderás peso en todo tu cuerpo, incluidos el pecho y el abdomen. The Centers for Disease Control and Prevention recomienda 150 minutos por semana mínimo, o 30 minutos de cardio moderado-intenso cinco días a la semana. Esto incluye subir escaleras, trotar, bailar, saltar la cuerda, andar en bicicleta o nadar. The American Council on Exercise recomienda incorporar intervalos de alta intensidad en tu rutina para reducir la grasa abdominal de manera más efectiva. Durante este tipo de entrenamiento alternas periodos repentinos de ejercicio vigoroso-intenso y periodos de ejercicio moderado-intenso. Debes, por ejemplo, alternar entre un trote de 2 y carrera de un minuto.

Levanta pesas para mantener el músculo

Realizar 2 sesiones de entrenamiento y fortalecimiento de cuerpo completo de 30 minutos a la semana puede ayudarte a construir y mantener el tejido muscular. Esto beneficia tu apariencia y propicia pérdida de peso; comparada con la grasa, el músculo ocupa menos espacio y utiliza más calorías para mantenerse así mismo. Para tu estomago y pecho, el American Council on Exercise recomienda hacer algunos de los ejercicios más efectivos, como abdominales en bicicleta, presses de banca con una pesa, abdominales en una pelota de ejercicios, flyes en una máquina de pec deck, elevaciones de rodilla en la captain's chair y unos cable crossovers.

Vigila lo que comes

El no hacer cambios en tu dieta puede afectar tus resultados. Puedes gastar calorías con ejercicio, pero si continúas comiendo alimentos que sabotean tu dieta, seguramente recuperaras esas calorías y tu peso probablemente aumentará. Reducir el tamaño de las porciones y consumir botanas saludables de bajo contenido calórico en lugar de unas que sean lo contrario, puede evitar esto. Incluye productos lácteos bajos en grasas, vegetales, proteínas magras, frutas y cereales enteros en tu alimentación. Tu dieta no debería sentirse tan restrictiva; deberá ser sencillo mantenerla y convertirla en una algo natural en tu vida.

Más galerías de fotos



Escrito por kimberly caines | Traducido por reyes valdes