La mejor manera para que una mujer de mediana edad baje de peso

Muchas mujeres llegan a la mediana edad para encontrar que su método probado y verdadero para perder peso o mantenerlo ya no funciona. Para muchas, este es un momento para reevaluar las viejas prácticas en cuanto a la dieta, el ejercicio y el estilo de vida. Comienza a experimentar con nuevas estrategias para poner en marcha tu pérdida de peso. Para la mayoría de las mujeres, la respuesta no está en un solo enfoque, sino en una forma de vida basada en varias dimensiones.

¿Cómo debería hacer ejercicio?


Mezclar tu rutina puede ayudar a una rutina para la pérdida de peso.

La edad mediana es un cambio de juego para la mayoría de las mujeres. Los cambios en los niveles hormonales, la disminución de la masa muscular y un metabolismo más lento, todo contribuye al aumento de peso o una balanza estancada. Mantenerlo lejos se vuelve más difícil. Aún puedes perder peso y mantenerte saludable. Mezcla tus entrenamientos. Prueba el entrenamiento cruzado, incluyendo varios tipos de ejercicios en tu rutina semanal. Asegúrate de añadir el entrenamiento con pesas, que construye el músculo magro y quema más calorías en general, a tu rutina. Trata de correr o caminar un día, andar en bicicleta otro y una sesión de entrenamiento con pesas en el tercero, uno que se dirija a todos los grupos principales de músculos. Realiza sesiones de cardio de 30 a 60 minutos y de 20 a 30 minutos para el entrenamiento con pesas.

Come para un largo viaje


Comer una dieta de alimentos integrales y naturales es lo mejor para la pérdida de peso.

Esfuérzate por comer una dieta todo lo saludable que puedas. Saltarte las comidas es una mala idea y, a la larga, no te ayudará a perder peso. Incluso puede ralentizar tu metabolismo si lo haces un hábito regular. Concéntrate en comer una dieta limpia, con elementos mínimamente procesados ​​como frutas frescas, verduras, proteínas magras y granos enteros. Trata de eliminar o recortar los ingredientes artificiales, colorantes artificiales, grasas trans, azúcares añadidos y los alimentos envasados. Realizar comidas más pequeñas con mayor frecuencia podría funcionar mejor para ti. Los alimentos bajos en el índice glicémico pueden ayudar a mantenerte satisfecha por más tiempo y el azúcar en sangre más estable, lo que ayuda a evitar accidentes y hacer mejores elecciones.

¿Y qué pasa con el estrés?

La hormona del estrés, el cortisol, se eleva cuando estás bajo estrés. Tu cuerpo está diseñado para manejar el estrés suficiente, siempre y cuando lo resuelvas en un período corto de tiempo. Uno de los problemas de vivir en un mundo moderno es que la respuesta de estrés se desencadena con más frecuencia de la que tu cuerpo está preparado para manejar. Las mujeres de mediana edad tienden a tener mayores cargas de estrés que les incumben. Pueden estar tratando con la crianza de los niños, el cuidado de los padres enfermos, e incluso su propia crisis de salud. Dado que el exceso de peso y cortisol están vinculados, aprender a manejar el estrés diario es la clave. La meditación, respiración consciente, tai chi, yoga, masaje y acupuntura son maneras bien establecidas para manejar mejor el estrés y también puede ayudarte en tus esfuerzos para perder peso.

¿Cuando fue mi última revisión?

A veces, a pesar de tus mejores esfuerzos, la balanza simplemente no cede. No renuncies a tu estilo de vida saludable simplemente porque la balanza puede devolverte un número que no te gusta. Mantén una buena alimentación y mueve el cuerpo. Si ha pasado un tiempo desde tu último chequeo integral, ahora es un buen momento para hacer una cita con tu médico. En algunos casos, los intentos de pérdida de peso están estancados debido a una condición médica subyacente que ha pasado desapercibida. Haz una lista de todas tus preguntas y preocupaciones. Saber las pruebas de diagnóstico que deberías haber hecho a tu edad es importante. Tienes el derecho de solicitar estas pruebas.

Más galerías de fotos



Escrito por maria ryan | Traducido por carlos alberto feruglio