La mejor manera para limpiar un tapete de yoga

Como cualquier cosa que transportas a tu alrededor, que dejas en el suelo y caminas en ella, tu tapete de yoga se ensucia y es antihigiénico.

Como cualquier cosa que transportas a tu alrededor, que dejas en el suelo y caminas en ella, tu tapete de yoga se ensucia y es antihigiénico.

Tu tapete de yoga es ligero, fácil de transportar, impide que te deslices cuando te encuentras parado y te da amortiguación en posturas cuando estás sentado o recostado. Como cualquier cosa que transportas a tu alrededor, que dejas en el suelo y caminas en ella, tu tapete de yoga se ensucia y es antihigiénico. Límpialo de vez en cuando. Después de todo, en algunas de las poses y en la relajación tienes tu cara apoyada en el tapete.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Botella atomizadora
  • Agua
  • Vinagre blanco
  • Detergente suave
  • Aceites esenciales (opcional)

Instrucciones

  1. Limpia tu tapete con un buen chorro de agua. Casi cualquier compañía o tienda que vende tapetes de yoga vende rociadores para limpiar tu tapete. O ahórrate dinero al hacer un rociador en casa. Wai Lana Yoga recomienda mezclar 1 parte de agua y 3 partes de vinagre blanco. También puedes añadir unas gotas de detergente líquido suave para una o dos tazas de agua en una botella rociadora. Puedes añadir un par de gotas de aceite esencial. Los aceites esenciales crean un olor agradable, y algunos, como aceites de árbol de eucalipto, lavanda o té, tienen propiedades antibacterianas. Seca el tapete completamente antes de enrollar.

  2. Limpia tu tapete. Varias compañías fabrican toallitas envueltas individualmente específicamente para tapetes de yoga. Lleva contigo alguna toallita en tu maleta deportiva, y limpia tu tapete antes y después de tu clase de yoga. No utilices toallitas de bebé para tu tapete de yoga. Hacen que sea resbaladizo y pueden interferir con la adherencia.

  3. Lava tu tapete de vez en cuando. Coloca el tapete en la bañera para una limpieza a fondo. Es una buena idea hacer esto con un nuevo tapete antes de usarlo. Añade unas gotas de detergente suave para lavarlo con agua fresca o un poco caliente. Desenrolla el tapete en el agua. Frótalo suavemente con un paño o una esponja, y déjalo en remojo durante unos veinte minutos. Enjuaga el tapete bien y sácalo de la bañera. Seca el exceso de agua con una toalla, o coloca una toalla en cada lado de tu tapete y enróllalo. No aprietes el tapete. Seca el tapete desenrollando y cuélgalo en un perchero o tendedero.

Consejos y advertencias

  • A veces, los tapetes de yoga pierden su pegajosidad. Si esto sucede, mindbodyfocused.com recomienda el siguiente tratamiento: comprar un compuesto de manganeso-sulfato en una farmacia o tienda especializada de yoga. Espolvorea el compuesto sobre el tapete. El compuesto de manganeso, sulfato se disuelve rápidamente, y se restaurará la pegajosidad.
  • Si tienes que pedir prestado un tapete de yoga, coloca una toalla o una manta limpia en la parte superior de la mismo. No tendrás la ventaja de la superficie pegajosa del tapete, pero tendrás que limpiar algo en que acostarte.
  • Lee las instrucciones para el tipo particular del tapete de yoga. Algunos advierten contra el uso de cualquier tipo de aceite en una solución de limpieza.

Más galerías de fotos



Escrito por kim p. alden | Traducido por cesar daniel gonzález ménez