La mejor manera de congelar espárragos

El blanqueado (hervir vegetales por un tiempo determinado) es simple pero necesario para congelar espárragos exitosamente. Como todos los vegetales, los espárragos contienen encimas que aseguran que las plantas de espárrago maduren y se desarrollen apropiadamente. Sin blanquearlos para detener las encimas, permanecerán activas y el sabor, la textura, el color y el valor nutricional se verá comprometido. Cuando se blanquean y empacan apropiadamente, retienen su calidad en el congelador de 10 a 12 meses.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Tazón grande
  • Cuchillo para pelar
  • Caldera grande con tapa
  • Canasta de metal o vaporera
  • Cronómetro de cocina
  • Agua helada
  • Bolsas resellables para el congelador o contenedores herméticos

Instrucciones

  1. Lava los espárragos debajo de agua corriente. Alternativamente, llena un tazón grande con agua fría, luego limpia los espárragos en el agua. Este método trabaja mejor si el espárrago esta sucio, ya que sacudirlo en el agua remueve arena incrustada en las puntas de las ramas de los espárragos.

  2. Ordénalos en grupos de ramas pequeñas, medianas y grandes, ya que las ramas más grandes requieren más tiempo de blanqueado que las pequeñas. Blanquéalas y empaca cada tamaño por separado. Las ramas que midan más de 1/2 pulgada de diámetro son consideradas ramas grandes. Las ramas pequeñas son delgadas y tienen un diámetro más pequeño que un lápiz.

  3. Corta las ramas largas en 1 a 2 pulgadas de largo. Puedes cortarlas más pequeñas o dejarlas enteras.

  4. Haz hervir una caldera de agua grande. Utiliza 1 galón de agua por cada libra de espárragos.

  5. Coloca los espárragos en la canasta de metal o vaporera. Sumerge la canasta inmediatamente en el agua hirviendo.

  6. Cubre muy bien la caldera. Pon tu cronómetro de cocina tan pronto como el agua vuelva a hervir.

  7. Blanquea las ramas pequeñas por 2 minutos, las medianas por 3 minutos y las grandes por 4 minutos.

  8. Llena un tazón con agua helada. Cuando el cronómetro suene, rápidamente quita el colador de la caldera, luego sumerge los espárragos en agua helada. Permite que se enfríen rápidamente, añadiendo más hielo si es necesario. El tiempo de enfriado es cerca del mismo ocupado en el blanqueamiento.

  9. Escurre muy bien los espárragos enfriados. Empácalos en las bolsas para congelador resellables o en contenedores herméticos.

Consejos y advertencias

  • También puedes blanquearlos a vapor. El proceso es casi idéntico a hervirlos, excepto que los espárragos se colocan en una vaporera suspendida encima de agua, en lugar de ser colocados en el agua. El vapor es más lento, así que añade un 50 por ciento más de tiempo. Blanquea las ramas pequeñas por 3 minutos, las medianas por 4 1/2 minutos y las grandes por 6 minutos.

Más galerías de fotos



Escrito por m.h. dyer | Traducido por yolanda adriana paulín vázquez