La mejor manera de cocinar un pez de San Pedro

Los peces magros, suaves como el gallo de San Pedro te dará una mayor libertad cuando se trata de técnicas de cocina, pero los mejores métodos conservan sus atributos naturales -su textura fina y su sabor ligero-. En cuanto al sabor, el pez de San Pedro necesita menos de cinco ingredientes para pasar de un sabor suave a un sabor salvaje. Un chorrito de aceite de oliva y jugo de limón después de un salteado mantiene todo fresco, rápido y vibrante. Un destello de marinado y una cocción al vapor le da un toque más de sabor pero no cambia su textura. Asar el pez de San Pedro con ingredientes aromáticos y picantes te deja con sabor audaz que no domina los sentidos.

Nivel de dificultad:
Fácil

Instrucciones

    Salteado

  1. Calienta unas cucharadas de aceite o de partes iguales de aceite y mantequilla en la cocina en una sartén a fuego medio. Sazona el pez en ambos lados con sal kosher y pimienta negra recién molida.

  2. Soasa los filetes con la piel hacia abajo en la sartén hasta que los bordes empiecen a rizarse, alrededor de dos minutos y medio o tres minutos. De vez en cuando, inclina la sartén hacia ti y toma un poco de grasa con la cuchara para luego vertirla sobre el pex.

  3. Gira el pez con una espátula de pescado y cocina hasta que la carne se descascare, dos minutos y medio o tres minutos. Mueve el pez a un un plato.

  4. Haz un salteado rápido utilizando la grasa en la sartén. Un chorrito de jugo de limón fresco y un escaso cocotero de alcaparras bien calientes en la grasa y se rocían mientras que pez tarda solo unos segundos y añade suficiente brillo para resaltar la carne suave del pez de San Pedro. Un chorrito de nata, pimienta negra recién molida y algunas hierbas frescas hacen una salsa rápida y cremosa que simula haber tomado mucho más tiempo del real. Puedes poner casi cualquier ingrediente en la olla, siempre y cuando se cocine rápidamente y calentarlo hasta el final.

  5. Sirve con la cuchara y rocía la salsa sobre los filetes y sirve inmediatamente.

    Cocer al vapor

  1. Marina los filetes durante 15 minutos en aceite de oliva, el ácido alimentos y hierbas. Cocinar al vapor no incorpora mucho sabor por sí mismo, pero a 15 minutos en remojo en un adobo de hierbas ácidas imparte el sabor suficiente para detectar, pero no lo suficiente como para dominar el plato. No dejes marinar el pescado durante más de 15 minutos, o perderá su textura.

  2. Añade aromáticos en una olla con agua. Los aromáticos para pescados, tales como las hojas de hinojo, el eneldo y unos granos de pimienta negra, perfuman ligeramente al pez sin darle un sabor agresivo. Coloca una cesta de vapor en la olla y llévala a la mesa.

  3. Sazona los filetes con sal kosher a gusto si no has utilizado un adobo salado. Coloca los filetes del lado de la piel hacia abajo vapor cuando escuche el agua comienza a hervir.

  4. Cubre la olla y el vapor hasta que la carne esté escamosa, o de ocho a 10 minutos, y luego colócalo en un plato. Rocía el filete con mantequilla derretida o aceite de oliva y unas gotas de zumo de limón antes de servir. Cocinar al vapor no añade nada de grasa, por eso un toque de mantequilla o aceite agregaran un sabor suave a tu boca sin pesadez.

    Asando

  1. Calienta el horno a 350 °F. Sazona el pez a gusto con sal kosher y pimienta negra recién molida.

  2. Coloca los filetes en un plato playo con algunos pungents y ácidos. El sabor de los pungents, como las chalotas y los ácidos, como el tomate en forma de lágrima, se concentra durante la cocción y funciona como un acompañamiento audaz para el pez más tarde.

  3. Cubre todo con una fina capa de aceite de oliva y deslízalo en el horno. Asa el pez hasta que se desmenuce fácilmente, unos 10 a 12 minutos, y luego pásalo a un plato.

  4. Recojea los pungents e ingredientes ácidos de la placa y la cuchara para el filete. Termina con hierbas recién cortadas y sirver.

Más galerías de fotos



Escrito por a.j. andrews | Traducido por eliana belen doria