La mejor manera de calentar un rollo de huevo

Escrito por christopher godwin | Traducido por jane laury
Los métodos apropiados de calefacción dejarán los rollos de huevo crujientes y cálidos de nuevo.

Calentar los rollos de huevo cocidos sin alterar la textura y el sabor puede ser difícil ya que su exterior puede llegar a ser demasiado quebradizo mientras su interior permanece frío. Por otro lado, la envoltura puede quedar empapada mientras su interior está seco. Calienta tus rollos de huevo con base en los utensilios de cocina que tienes disponibles para hacerlos con un exterior crujiente y un interior caliente, igual que cuando fueron recién preparados.

Método de horno

Precalienta el horno a 450 grados Fahrenheit (232,2 grados Celsius).

Cubre el fondo de un molde para hornear o bandeja de horno con papel de aluminio. Aplica ligeramente con un pincel aceite vegetal sobre el papel de aluminio o cúbrelo con aceite en aerosol para evitar que el rollo de huevo se pegue.

Coloca el rollo de huevo en el horno en el estante central y deja que se caliente durante cinco minutos.

Dale la vuelta al rollo de huevo con un par de pinzas largas. Caliéntalo por otros cinco minutos del otro lado.

Retira el rollo de huevo del horno y déjalo reposar durante dos o tres minutos antes de servirlo.

Método de microondas y quemadores

Coloca el rollo de huevo en un recipiente apto para microondas. Calienta el rollo de huevo con un ajuste alto durante 30 segundos.

Calienta 1 cucharadita de aceite vegetal en una sartén antiadherente o sartén de hierro fundido hasta que esté muy caliente, pero no humeante.

Coloca el rollo de huevo en el aceite caliente y déjala allí durante dos minutos por cada lado.

Retira el rollo de huevo del aceite caliente y déjalo reposar durante dos o tres minutos antes de servirlo.

Consejo

Evita utilizar solamente el microondas para calentar los rollos de huevo. Quedarán muy húmedos y suaves.