La mejor manera de asar chuletas de cerdo

Las chuletas de cerdo una vez fueron lo suficientemente grasosas para freírse por sí solas en una sartén. En estos días, los cerdos se crían tan magros que los métodos tradicionales pueden producir ese resultado tan temido: carne tan dura y apetitosa como cuero de zapato. Para evitar esa catástrofe, la técnica de milenaria de poner en salmuera al cerdo ha resurgido para que la carne se mantenga jugosa y sabrosa cuando va al asador o a la parrilla.

La salmuera suaviza las chuletas de cerdo

Para empezar, decide sumergir tus chuletas en salmuera para suavizarlas y humedecer la carne. Para hacer salmuera, prepara una mezcla de sazonadores y agua salada u otros líquidos, como cerveza, jugo de manzana o vino. Usa una receta para que tengas las proporciones correctas cuando aun eres un principiante. Deja que las chuletas estén sumergidas en la mezcla de dos a tres horas en un contenedor de plástico o vidrio lo suficientemente grande para que quepan todas. No las sumerjas por mucho tiempo ya que puede volver la carne pastosa, comenta Ron Herbst y Sharon Tyler Herbst, autores de "The New Food Lover's Companion". Seca las chuletas con una toalla de papel antes de asarlas.

Asar o cocinar a la parrilla

Asar y cocinar a la parrilla son esencialmente lo mismo; la diferencia es si la fuente de calor se encuentra encima de la carne (asar) o debajo de ella (cocinar a la parrilla). Asar es la opción más conveniente para las comidas de diario porque la mayoría de los hornos tienen un asador.

Precalienta la bandeja para asar

Para asar mejor las chuletas de cerdo, la National Pork Board recomienda precalentar la bandeja para asar. La superficie caliente ayudará a sellar la carne. Pon el cerdo en la bandeja para asar a alrededor de 3 a 5 pulgadas de la fuente de calor. Luego asa hasta que un lado esté dorado, voltea la carne y dora el otro lado.

Terminar de cocinar

Cuando ambos lados de las chuletas han sido doradas, quítalas del asador y colócalas en una superficie resistente al calor. Usa un termómetro para carne para revisar la temperatura interna, cuidando de evitar el hueso de la chuleta, si tiene hueso. El cerdo está listo cuando su temperatura alcanza los 145°F. Deja que la carne descanse por unos tres minutos, en un plato debajo de papel aluminio, antes de servir.

Más galerías de fotos



Escrito por cynthia b. astle | Traducido por yolanda adriana paulín vázquez