Cómo ser un mejor jugador de voleibol

El voleibol es un deporte de ritmo rápido y atlético que requiere un buen nivel de aptitud física y mental. Para tener éxito, los jugadores de voleibol deben poseer rapidez y agilidad, así como una serie de habilidades para aplicar las técnicas del voleibol. Los jugadores de este deporte deben practicar de forma regular y hacer un gran número de repeticiones de una manera enérgica para mejorar sus habilidades y condición física.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Desarrolla la habilidad de cubrir una superficie amplia. La velocidad y la agilidad son habilidades cruciales para un jugador de voleibol, ya que tiene que actuar con rapidez en la ofensiva para conseguir la bola sobre la red de voleibol o ponerla en una buena posición para sus compañeros de equipo. En la defensa, debes tener la capacidad de saltar a gran altura para bloquear y evitar que el balón caiga al suelo con paradas reflejos. El entrenamiento pliométrico que implica ejercicios de delimitación y salto, desarrolla la potencia y el salto vertical. El entrenamiento para desarrollar velocidad y agilidad, como sprints (carreras de velocidad) o footwork ladders (escaleras de pies), pueden aumentar tu capacidad para moverte rápidamente alrededor de la cancha de voleibol.

  2. Enfoca tus sesiones de entrenamiento. En lugar de practicar someramente una serie de habilidades, lo mejor es centrar una sesión de práctica de voleibol en una habilidad o aspecto particular y trabajarla progresivamente durante la sesión. Por ejemplo, comienza una práctica de clavado haciendo el movimiento con el balón en tu mano para acostumbrarte al contacto y la técnica. Después, lanza el balón en el aire hacia ti y clávalo sobre la red de voleibol. Finaliza la sesión clavando los balones que un compañero de equipo coloque para ti y aumenta la dificultad añadiendo a un jugador que bloquee tus ataques.

  3. Aumenta tu conocimiento táctico del juego. Debes saber cuándo ser agresivo y enviar el balón sobre la red, así como el momento en que debes pasar el balón a un compañero de equipo mejor posicionado. Las habilidades defensivas del voleibol también mejoran cuando detectas la posible estrategia del equipo contrario. Por ejemplo, debes reconocer el momento en el que el equipo contrario ha agotado sus toques y posicionarte cerca de la red para bloquear a un jugador que coloca el balón para hacer una anotación.

Consejos y advertencias

  • Desarrolla una serie de habilidades ofensivas y defensivas de voleibol. Para hacer un juego ofensivo, debes poseer un buen juego de piernas y habilidad para pasar el balón. También debes tener la capacidad de poner el balón para un compañero de equipo o clavarlo tú mismo. En un juego defensivo, debes poder bloquear los ataques del equipo contrario sobre la red y mantener el balón lejos del suelo, tirándote de pecho y salvándolo.

Más galerías de fotos



Escrito por stewart flaherty | Traducido por josué miraflores m